Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El abanico  

Normalidad en el frente Marbellí

Rosa Villacastín
Redacción
miércoles, 9 de agosto de 2006, 15:04 h (CET)
Si no fuera por las continuas trifulcas televisivas de Mayte Zaldívar, la ex-mujer de Julián Muñoz, y de Raquel Boyo, defensora de la Pantoja, que nos recuerdan hora sí, hora también que la sombra del caso "Malaya" es alargada, pensaría que la operación "Malaya", llevada a cabo recientemente por el Juez Torres, ha sido un mal sueño, una pesadilla producto de los excesos etílicos del verano.

Es más, si no fuera porque efectivamente ese juez existe, es de carne y hueso, trabaja sin descanso ni medios suficientes para llegar al final de la trama, porque está que está empeñado en limpiar la ciudad de Marbella de vagos y maleantes, se podría llegar a pensar que este es un asunto de menor importancia, un duelo entre dos mujeres, interesadas por un mismo hombre. Lo que demuestra hasta qué punto tienen razón quiénes aseguran que una mentira repetida mil veces, en lugares diferentes, por distintas personas, puede llegar a calar en la gente de tal manera que lo que es blanco lo vean negro y lo que es negro lo vean blanco.

De ahí la desvergüenza de quien habiendo vivido durante veinticinco años con Julián Muñoz, habiendo sido su confidente y su colaboradora en el ayuntamiento marbellí, su cómplice en hacer y deshacer, sea ahora quien da lecciones de moralidad en Tele 5, quien reparte los carnet de idoneidad periodística, quien se vanagloria de haber vivido en un hotel de cinco estrellas sin haber pagado un duro, sólo por su cara bonita y porque según dice tiene un ejercito de abogados detrás de ella que estudian minuciosamente cuanto se publica sobre su persona.

Que los directivos de la cadena amiga le hayan ofrecido tan generosamente esta tribuna pública -que utiliza a diario para insultar a quien le sale de las narices-, a una mujer a la que se le ha llenado la boca de decir cómo entraban en su casa las bolsas de basura, llenas de dinero contante y sonante, que según le explicaba su marido provenían de las comisiones que él y otros como él obtenían de los empresarios de la construcción de manera ilegal, no deja de ser sorprendente. Entre otras razones porque nunca antes habían hecho algo parecido con otros familiares de reos famosos, Léase Javier de la Rosa, Mario Conde, Manuel de la Concha, etc.

Pero más sorprendente aún es que hay gente, mucha gente, que apoya a la Zaldívar en esta cruzada contra la Pantoja, y que deben ser los mismos que aún apoyan la gestión de Gil y Gil, de Julián Muñoz, de Marisol Yagüe, aún a sabiendas de que no se han pagado ni siquiera las primeras palmeras que plantó Gil cuando llegó al sillón municipal.

Lástima que no utilizase Mayte su verborrea para convencer a su marido de que debía devolver ese dinero que tan generosamente entraba en su casa, sabiendo como sabía que el sueldo de un alcalde no da para vivir con el lujo que ellos vivían. Pues no hay que olvidar que es la primera vez en la historia de la democracia española que, una corporación al completo, se encuentran en prisión por llevarse, presuntamente, aquello que deberían haber utilizado para hacer residencias de ancianos, colegios, centros para discapacitados, y no para aumentar su pecunio personal, del que aún sigue viviendo Mayte Zaldivar pues que yo sepa, todo lo que tiene lo ha obtenido gracias a que era la mujer del alcalde o ex-alcalde de Marbella. Incluso su trabajo como comentarista también lo obtuvo por ser la ex de quien era, lo que demuestra hasta qué punto su cabeza funciona como una máquina registradora.

Noticias relacionadas

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original

La gestualidad de Sánchez y su incondicional apoyo mediático progre

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento” Albert Einstein

Cándida candidata del PP en Madrid

‘Cándida’, según el diccionario, es el adjetivo que califica a la ingenua que no tiene malicia ni doblez, o que es simple, poco advertida

Respetar es sinónimo de libertad

¿Podemos cortar de raíz toda manifestación contraria al sentir del pueblo?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris