Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Primero el fuego, después la política

Consuelo Sánchez-Vicente
Redacción
miércoles, 9 de agosto de 2006, 15:04 h (CET)
Yo creo que a la crítica popular de que, allí donde gobierna con los nacionalistas, el PSOE está más preocupado por definiciones como qué es o deja de ser una nación que por resolver los problemas de los ciudadanos, no le falta razón. Del hundimiento del barrio del Carmel al reciente caos del aeropuerto del Prat, no se puede negar que los afanes del antiguo tripartido y del actual bipartito que comanda Maragall, han estado más encaminados a reclamar nuevas competencias identitarias, incluida la definición de Cataluña como nación aunque sea de "tapadillo", que a gestionar con solvencia y eficacia las que ya tienen. Y, aunque en Euskadi los socialistas no gobiernan con los nacionalistas, esto es, en mi opinión, lo que persigue el debate sobre "el respeto a la libre decisión de los vascos" que ha abierto Zapatero en el marco del llamado "proceso de paz".

Aunque cambiar el modelo de Estado no figuraba en el programa electoral socialista, esa es "la misión" que el actual presidente del Gobierno cree tener en la vida, y, si atendemos a los hechos, lo que está haciendo (o al menos intentado hacer) con la ayuda de los nacionalistas, en detrimento de los problemas reales de la gente. Es tan legítimo como natural que el PP trate de sacar tajada política de ello, cuando venga a cuento. Pero, incluir la ola de incendios criminales que abrasan Galicia en el saco de problemas reales de los ciudadanos sacrificados a la "cuestión territorial" por ZP, como hizo ayer Rajoy, no viene a cuento.

Las coincidencias entre Galicia y Cataluña se reducen a una: también allí gobiernan los socialistas con los nacionalistas por mandato de las urnas. Y, punto. Tras casi treinta años de gobierno popular, casi todos con mayoría absoluta, algo tendrán que ver las leyes que aprobaron -o dejaron de aprobar- los populares con la falta de prevención y de recursos contra el fuego y los incendiarios que denuncian ahora, ¿no?; es más, el nuevo gobierno gallego ni siquiera ha podido cambiarlas ya que, además de que lleva poquísimo tiempo en funciones, el Parlamento de Galicia lo controla el PP, tienen mayoría absoluta, sin sus votos no se puede cambiar ni una coma, ¿vale?. Disparar contra todo lo que se mueve, como hace el PP, es dudoso como táctica y letal como estrategia, te puedes acabar dando un tiro en el pie.

Pero, tiempo habrá de dilucidar las responsabilidades "gallegas"... cuando acabe el incendio. El problema real que tienen ahora mismo los gallegos es que manos criminales están quemando sus montes, no el color de su gobierno. Lo que ahora "toca" (y, en mi opinión, debería hacer Rajoy por coherencia o aunque solo fuera por curarse en salud) es arrimar el hombro contra el fuego: apoyar al gobierno gallego contra el fuego.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris