Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Wert no se gana la “beca”

El hijo de papá rico sí puede, sacando un cinco, seguir estudiando porque su papá le seguirá pagando la universidad hasta que acabe, después de muchos años, muchos más de los normales, la carrera
Pascual Mogica
miércoles, 26 de junio de 2013, 07:15 h (CET)
El hijo de papá rico sí puede, sacando un cinco, seguir estudiando porque su papá le seguirá pagando la universidad hasta que acabe, después de muchos años, muchos más de los normales, la carrera. La verdad es que nos vamos acostumbrando a las cada vez más desafortunadas frases del ministro de Educación, José Ignacio Wert, no son frases para la historia sino más bien frases para el cachondeo y la burla sobre quien las pronuncia. Está claro que tenemos un ministro de Cultura y Educación que carece de ambas cosas.

No voy a entrar en el ya tan manido tema de en función de que se le concede una beca a un estudiante porque el objeto de esa concesión está muy claro: No es, en absoluto, un premio al estudiante por sus buenas notas sino para que haya igualdad de oportunidades, para que los hijos de los pobres tengan la misma oportunidad a la hora de poder estudiar en una Universidad pública. Como claro está también que un cinco siempre ha significado que se ha aprobado, claro que la derecha ha vuelto a sus viejos hábitos de que los hijos de los trabajadores no deben ir a la Universidad, eso de mezclar a los hijos de los menos favorecidos con los hijos de papá rico es algo con lo que el Partido Popular está decidido a acabar. Según Wert el hijo de un obrero no obtiene una beca aún a pesar de haber aprobado, repito que un cinco significa que ha aprobado y que por tanto tiene derecho a la beca que es lo que puede permitir que pueda seguir sus estudios universitarios ya que caso contrario la economía familiar no se lo permitiría. Sin embargo el hijo de papá rico sí puede, sacando un cinco, seguir estudiando porque su papá le seguirá pagando la universidad hasta que acabe, después de muchos años, muchos más de los normales, la carrera. Resumiendo: Según Wert el hijo de una familia trabajadora y por tanto con una economía muy limitada tiene que llegar a obtener como mínimo el 6,5 para poder recibir la ayuda del Estado y seguir con sus estudios sin embargo el hijo de una familia pudiente puede seguir solo con obtener un cinco de nota máxima.

Son muchos los casos, muchísimos, en los que un considerable número de estudiantes universitarios tienen que compartir su tiempo entre estudiar y trabajar lo que hace imposible el obtener notas muy altas y esto hay que tenerlo en cuenta, ya que no por ello supone el que no puedan ser unos brillantes profesionales a la hora de desarrollar esos conocimientos que han obtenido en la Universidad. El que un estudiante haya obtenido notas muy altas en muchos casos no quiere decir nada, pues perfectamente puede ocurrirle que no sepa desarrollar esos conocimientos. Eso puede ocurrir con algunos de los llamados “empollones”, lo memorizan todo de inmediato pero no pasan de ahí. Sin embargo un estudiante con notas inferiores a las del “empollón” puede sacarle mayor rendimiento a sus conocimientos y ser capaz de transmitirlos para enseñar a otros. Empollón no es sinónimo de inteligente. Todo el mundo no vale para enseñar por muy buenas notas que haya obtenido a lo largo de sus años de estudio. No, la beca no es un premio, la beca es algo que hace posible la igualdad de oportunidades.

De todo lo manifestado me quedo con la frase de Wert que ha dicho que cuando un alumno saca un cinco no es en absoluto una persona que pueda desarrollar su profesión con garantías. Eso no es verdad. Si fuera lo que afirma el ministro él tendría que dimitir pues las calificaciones, las notas que le dan los examinadores, los ciudadanos, son un “insuficiente” tras otro y desde luego obvio es decir que su trabajo no convence a nadie, algo que se debería hacer extensivo a sus compañeros de Gobierno con su presidente el frente. Ninguno de ellos aprueba, la mayoría están muy por debajo del cinco. Y desde luego Wert es el último de la fila. Si hay algunos que no se merecen la “beca”, su salario, son los miembros del Gobierno. Hay que predicar con el ejemplo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris