Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Clases de religión en los colegios

Inés Robledo, Málaga
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 21 de junio de 2013, 12:03 h (CET)
La reforma educativa garantiza la educación integral de la persona. La formación religiosa no es una ideología, es el compendio de la formación en calidad del hombre. A través de esa formación la persona va profundizando en su vida, va poniendo al descubierto situaciones comparativas que le llevan a reflexionar y gracias a esa orientación que recibe no caminará a la deriva ante la responsabilidad de resolver situaciones adversas o de dudas.

En el periplo de los años, la sociedad no siempre ofrece lo más favorable, las leyes no conducen a lo moralmente válido. Éstas pueden ser golosas, atractivas, pero no las que necesitarían para conducir al bien común.

Sí se tiene bien formada la conciencia será más fácil acertar hacia dónde se ha de volcar la balanza para adquirir el equilibrio entre el bien y el mal. Y por tanto esa conciencia será de gran utilidad para una sociedad carente de algunos valores.

Hacen falta aportar nociones claras para tantos niños, jóvenes y adultos que se ven desorientados y confusos. La ignorancia les guía por no haber recibido esa claridad para actuar. Esos jóvenes con explicación, consejo y cariño irán limando esas asperezas que la naturaleza humana les acompaña con su lastre y los irá haciendo fuerte ante la confusión.

Extraña como personas nobles quieren anular esta asignatura como enemiga de la libertad. Toda libertad tiene que ir encaminada a un fin y esta libertad le da al hombre autonomía propia, claro está, si le convence.

Hago una aclaración a los padres. Si ellos quieren lo mejor para sus hijos, como no poner su confianza en la Iglesia Católica. Desde su origen la Iglesia se ha manifestado como Madre, por eso creo que es bueno educar a los hijos bajo su tutela. La enseñanza religiosa orienta a vivir en obediencia, disciplina, enseña a los niños desde pequeños a respetar a los mayores, a tomarse en serio sus palabras y consejos. En esa enseñanza religiosa los niños, jóvenes y adultos se ven orientados a una conciencia recta, y es ella la que ayuda a fortalecer una sociedad más justa.

Puede haber otra opción mal encauzada y creo que es la otra alternativa que a veces se le llama libertad: que los niños ya de pequeños tomen decisiones personales, que manifiesten su rebeldía como acto de madurez, que sean rebeldes con profesores y mayores, que desechen la disciplina en la enseñanza, para no sufrir traumas.

¿Por qué manifiesto mis opiniones? Creo tener el suficiente respaldo, que me dan los años, y mi fidelidad a la Iglesia Católica y porque deseo que muchos puedan recibir la herencia que ella nos deja.

Vivimos en tiempo de mayor confrontación política. Pienso en el gran daño que nos hacemos manifestando nuestras diferentes ideologías, para rivalizar en opiniones sin ahondar en otros beneficios.

El hombre necesita de Dios, necesita sentir su mirada y su comprensión En Él se siente esa sensibilidad de que de lo humano se llega a lo divino. Nunca será mal camino.

La Iglesia enseña a servir, enseña a servir a los más necesitados, como es el caso de la gran labor que hace Caritas y además ocupa espacios de colaboración, en tantos sitios que hoy le reclaman. Vuelvo a recordar esa frase muy acertada: La Iglesia propone, pero no impone. Por eso muchos cristianos, en estos momentos, proponemos respetando otros criterios, sin enfrentamiento, pero manifestando nuestro mayoritario apoyo a la asignatura de la Religión. Como otros son partidarios de dejar constancia de que sus hijos no la reciban.

Las personas se marchan, los Regímenes caducan, los ideales se los lleva el viento, las ideologías son cambiantes y así nos vamos renovando.

Pero la Iglesia Católica, después de XXI siglos, sigue siendo el referente mayor del seguimiento de tantos millones de católicos en todo el mundo que fieles a Jesucristo siguen su senda. La Barca de Pedro navega sobre mareas y tormentas, pero sigue en pie gracias a las promesa de Cristo: “Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. También oímos otra frase: “En la barca de Pedro entramos todos”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales

Un cráter lunar en la batalla de Nanawa

Por estas fechas del año 1933, seis mil bolivianos atacaban el fortín Nanawa, defendido por unos dos mil quinientos paraguayos

¿Pueden representar a España, en Eurovisión, separatistas catalanes?

“La traición, aun soñada, es detestable” Félix María Samaniego

Regenerarse cada día

A veces se nos olvida defender nuestra propia dignidad y nos la roban
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris