Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Corresponsal en un infierno

Fernando Jáuregui
Redacción
lunes, 7 de agosto de 2006, 11:43 h (CET)
Paso unas breves vacaciones en Galicia. El paraíso, durante unos días, se ha convertido, se está convirtiendo, en un infierno. El atardecer en la ría de Pontevedra es especialmente rojo: efectos del humo que se interpone entre el cielo azul y el sol magnífico y la tierra que se calcina. Hasta sesenta y cuatro incendios contaron los expertos en toda Galicia, obra, la mayor parte de ellos, dice el 'conselleiro' correspondiente, de manos especialmente dañinas. Aseguran que son incendios provocados, y la multitud de focos de la mayor parte de ellos lo demuestran. Puede que sean gentes que buscan provecho económico al amparo de los agujeros de las leyes. Puede que sean incautos, o imbéciles de los que tiran la colilla por la ventana del coche. O locos pirómanos, tan hijos de perra como Nerón.

El espectáculo es a veces aterrador. De llorar. Los magníficos bosques verdes -algo menos verdes por la sequía- lanzando humo como chimeneas. Las carreteras, cegadas por las cenizas de los fuegos a diestra y siniestra. Todo son pavesas, y las gentes detienen el automóvil para grabar el espectáculo pavoroso. Cuando escribo ya van tres muertos.

Quien de verdad ama la naturaleza, quien de veras ama a Galicia, a Cataluña, los escasos bosques que le van quedando a Madrid, los matorrales y pinos bajos andaluces que desaparecen, no puede sino indignarse, apretar los puños y secarse las lágrimas: estamos dejando a nuestros hijos, y mira que nos esforzamos en lo contrario, un mundo algo peor de lo que nos encontramos.

Y sí, ya sé que el culpable es el idiota. O el canalla. O la mafia del ladrillo, o la de la madera. Pero algo tendrán que decir, pienso yo, nuestros poderes públicos, desde el Ministerio de Medio Ambiente, que para eso está, hasta los responsables transferidos, autonómicos y locales. No sé si los incendios se apagan en enero, como dicen. Sé, sí, que es mucho más caro apagar los fuegos y pagar las con secuencias posteriores, que a veces incluyen vidas humanas, que dedicarse a limpiar rastrojos en primavera. Sé que, cuando el Ejército vigilaba las zonas de riesgo, los incendios en Galicia, al menos en Galicia, fueron menos. Sé que hubo años en los que el fuego en verano quedó prácticamente desterrado.

Así que no me digan que no es posible. Lo es. Como ya estamos viendo que es posible atajar los inevitables accidentes con muertos en la carretera. Es cosa de coordinar la acción de Gobierno central, de gobiernos autonómicos, de corporaciones locales. Y de los particulares, a quienes hay que concienciar con campañas que no se hacen, al menos de manera suficiente. Cosa de hacer leyes que se cumplan a rajatabla. Severas. Esto no se arregla con declaraciones en las que cada uno culpa al escalón de abajo. Pensé que, con el horror de Guadalajara, el año pasado, habríamos aprendido algo. Con la vista nublada aquí, en Galicia, compruebo que no, que no hemos aprendido nada, ni ellos, los que nos mandan, ni nosotros, los que no obedecemos.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris