Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los trabajos y los días   -   Sección:   Opinión

El FMI y la pobreza

Los enviados del capitalismo solo entienden del pecado del dinero y el arrepentimiento penetrante del deudor
Francisco Morales Lomas
viernes, 21 de junio de 2013, 07:46 h (CET)
Los enviados del capitalismo tienen las alas muy largas y los actos muy cortos. Son señores que van desde EE.UU a cualquier lugar del mundo predicando el maná de la salvación. Recorren distancias kilométricas con sus amplias alas desplegadas y llegan a los países llenos de calamidades con su buena nueva para recordarnos que hemos sido inicuos y debemos hacer más expiaciones.

Los enviados del capitalismo solo entienden del pecado del dinero y el arrepentimiento penetrante del deudor, de los dolores de contrición y de pesadumbres. Son la sal del mundo que echan a espuertas sobre las heridas de los mortales y desheredados de la tierra que han cautivado al maligno con sus actuaciones nefandas y sus excrecencias.

Nos dictan las normas, nos informan de los procedimientos, nos indican el camino a seguir con su elocuencia fatua y sus recetas sórdidas. Tienen el descaro de los poderosos y el estigma de las apariciones misteriosas.

Hace unos días invocaban el error en los barruntos, conjeturas e instrucciones que habían dado a Grecia y entonaban el mea culpa. El Fondo Monetario Internacional reconoció que con los recortes que impusieron al país griego pretendían una caída del PIB de 5,5 puntos, pero a finales del 2012 la economía griega cayó un 17%. Y el paro aumentó hasta niveles sórdidos: uno de cada cuatro griegos está en paro.

Pero aquello fue un pecado venial, una chiquillada de la que ya pidieron perdón. Ahora dicen que sus mágicas recetas deben ser seguidas en España. Se lo dicen a Rajoy, ese señor con barba de santo barón que sigue los cánones del capitalismo a pie juntillas. Es verdad que nunca dice ni que sí ni que no, pero recortes haberlos, haylos y los seguirá habiendo.

No entendemos muy bien, menesterosos ingenuos nosotros, que con mayor reducción de salarios se vaya a activar la demanda interna y el consumo. Ya se ha visto en el pasado y se verá en el futuro. Es una receta para seguir en la recesión de la que cuando salgamos no nos va a reconocer ni la madre que nos parió.

Los ángeles del Fondo Monetario Internacional llegan a Madrid con la bonhomía del capitalismo, que no entiende de pobres ni parias, ni patrias ni miseria porque realmente lo único que les interesa es mantener un statu quo donde se ha revelado que los pobres siguen siendo cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos y aumentando progresivamente la diferencia social.

Estos son los fríos datos y no los datos interesados de sus recortes del gasto público, reducción de deuda, flexibilización laboral, despido libre…

Creen que predican salvación, salvación, salvación… cuando en realidad solo predican miseria, miseria, miseria…
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Ausencia de valores

“Integridad es decirse la verdad a uno mismo, honestidad es decir la verdad a los demás” Anónimo

Un planeta de Plástico

Las cifras no invitan a la tranquilidad para quienes vemos como el mundo se degrada a un ritmo acelerado

Resumen Semana 20

Resumen de actualidad política de esta semana que recién ha acabado.

El chalet de Pablo Iglesias

No es algo bien visto por los militantes de Podemos

Todo se hace y se transmite en familia

El querer lo es todo en el camino
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris