Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

El Ángel de Ángel

Luis del Val
Redacción
martes, 8 de agosto de 2006, 09:22 h (CET)
La gente discreta se suele morir en agosto, aprovechando que los amigos están de vacaciones, un último detalle, al cumplimentar ese undécimo mandamiento que aconseja no molestar. Ángel de Andrés era discreto, a pesar de ser actor, y una de las últimas veces que nos vimos, estaba aguardando paciente en la fila de unos grandes almacenes a que le firmara un libro, como si él no fuera mucho más popular y conocido. Iba con su mujer, claro. Ángel de Andrés o estaba acompañado de una vedette, encima del escenario, o estaba con su mujer, fuera del teatro. Creo que era el paradigma para deshacer cualquier leyenda sobre la hipotética vida bohemia del actor, y puede que no haya conocido persona más convencional, más ordenada, más sencilla. Acudía a cualquier festival benéfico que se le solicitara, y llegaba con una sonrisa sempiterna, que sólo le observé quebrarse cuando su sobrino, en los comienzos -estando su tío todavía en activo- empleó el mismo nombre artístico 'Ángel de Andrés', algo que inducía a la confusión, y que no es frecuente que suceda en el mundo del espectáculo.

Estaba tan obsesionado porque el público se lo pasara bien y se olvidara de sus problemas que, en cierta ocasión, protagonizando una comedia de teatro no muy afortunada, la gente no se reía. Entonces, interrumpió la representación, se sentó en el borde del escenario, explicó que ya notaba que aquello no les gustaba, y que para que no salieran decepcionados les iba a contar cosas divertidas, y empezó con anécdotas y chistes, y el público le dedicó una gran ovación. Tenía 'ángel' Ángel de Andrés, ese toque de gracia inaprensible, inconsútil, que acompaña a algunas de las mujeres y de los hombres de la escena, y que le garantizan una acogida positiva desde el primer segundo de su aparición. El 'ángel' de Ángel se ha quedado sin trabajo en este mes de agosto, donde las personas elegantes se mueren en silencio para no molestar a nadie.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris