Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Ucrania, la 'revancha del este' se ha hecho realidad

Tatiana Stanovaya
Redacción
martes, 8 de agosto de 2006, 03:19 h (CET)
La semana pasada, tras efectuar consultas de muchas horas, el presidente de Ucrania, Victor Yuschenko, tomó la decisión de presentar la candidatura de Victor Yanukovich a ocupar el puesto de primer ministro.

El destino del país fue decidido, de hecho, por dos personas: el presidente, vencedor de la “revolución naranja”, y el líder del Partido de las Regiones, que fue derrotado por dicha “revolución”. Se puede afirmar que la crisis en Ucrania se ha eliminado. Pero también se puede hacer constar que la viene a sustituir una nueva crisis, que va a acompañar a las autoridades ucranias durante un mes, como mínimo.

La unión entre Yuschenko y Yanukovich era inevitable. Las conversaciones que circularon sobre la posibilidad de formularle un “impeachment” al presidente, aprobar la propia Rada Suprema (el parlamente ucraniano) la candidatura de Yanukovich, disolverse el parlamento y cosas por el estilo, eran sólo elementos de “regateo” entre dos líderes, los que durante los últimos días estaban coordinando parámetros de una transacción política. Se trata precisamente de una transacción, la que tiene rasgos particulares y entraña en sí unos guiones que Ucrania conocerá y experimentará un poco más tarde.

La decisión tomada por Yuschenko es una de medias tintas. El presidente ucranio intentó evitar la disolución de la Rada Suprema, pues tal desenlace agravaría aún más la situación de él. El rating de Nuestra Ucrania desciende vertiginosamente, las promesas de Julia Timoshenko de elaborar una lista común tampoco les garantizaban la mayoría a los “naranja”.

Al propio tiempo, la decisión de formar una coalición entre Nuestra Ucrania y el Partido de las Regiones también es algo convencional. Es sabido que ambos partidos deben formar parte de la coalición, pero el formato de ésta seguirá siendo objeto de regateo y va a provocar tensión entre Yuschenko y Yanukovich. Las dos fuerzas políticas actualmente han firmado un memorándum de creación de una nueva coalición. Según uno de los líderes de Nuestra Ucrania, Roman Zvarich, ésta se llamará Coalición de la Unidad Nacional. De ello se desprende que de hecho deja de existir la “coalición anticrisis”, integrada por el Partido de las Regiones, los socialista y los comunistas. Pero según el presidente de la Rada Suprema, Alexander Moroz, Nuestra Ucrania tendrá que unirse a la nueva coalición, junto con los comunistas. Ya en las primeras horas pasadas después de concertada la transacción entre Yuschenko y Yanukovich se ha podido observar divergencias estratégicas existentes respecto al formato de la nueva coalición. A juzgar por todo, Yuschenko no ha logrado cumplir una de las tareas fundamentales: hacer que los comunistas dejen de formar unión con el Partido de las Regiones.

Esta es una de las cuestiones de principios. Lo de seguir formando parte los comunistas de la coalición constituirá una fuerte garantía para el Partido de las Regiones: en caso de surgir un conflicto entre éste y el presidente, Yanukovich siempre podrá apoyarse sobre la mayoría existente, con participación de los socialistas y los comunistas, para aplicar una línea política más autónoma y más independiente del presidente.

Y si Yuschenko consigue evitar la unión con los comunistas, será una gran victoria para él. Con ello él haría depender el Partido de las Regiones de las relaciones que éste tenga con Nuestra Ucrania, al mismo tiempo que aumentaría el valor de estas relaciones. En tal caso, Nuestra Ucrania obtendría mejores posibilidades para formar el Gabinete de Ministros como un partido que representa a la mitad del país, pero no como uno que se ha unido a la mayoría. De la presencia de los comunistas en la coalición o su ausencia en ésta dependerá el papel real que va a desempeñar Nuestra Ucrania y su lugar en el mapa político del país. Hasta estos últimos tiempos, Yuschenko ha logrado sólo una cosa: los comunistas no participaron ni en la redacción del Acuerdo Universal ni en su “rubricación”. El acuerdo une a tres fuerzas “compatibles” con Yuschenko: Nuestra Ucrania, el Partido de las Regiones y el Partido Socialista. Pero también es conocido que el Partido de las Regiones no tiene planes de “romper relaciones” con los comunistas y el tema de participación de los comunistas en la coalición todavía no se ha cerrado.

En todo caso, uno de los resultados de la decisión tomada por el presidente será la “distribución” del poder entre él y Yanukovich. No se puede excluir que con una parte de los cargos más importantes en el Gobierno queden las figuras del círculo más próximo a Yuschenko.

Parecen ser mucho más interesantes las consecuencias políticas que va a tener la transacción concertada entre el presidente de Ucrania, Victor Yuschenko, y el líder del Partido de las Regiones, Victor Yanukovich.

Primero, desde ahora el único portador de la “identidad naranja” es el Bloque de Julia Timoshenko, el que pasa a una radical oposición. O sea que los “naranja”, después de haber ganado las elecciones de 2004, vuelven a verse en oposición, porque no pudieron confirmar con las elecciones parlamentarias lo de estar solicitados a escala de todo el país, pero no solamente en su parte occidental. Otro portador de la “identidad naranja”, Nuestra Ucrania, se ve en una profunda crisis y al borde de la escisión, a causa de estar perdiendo apoyo por parte de la población. Una parte de los diputados pueden restarle su apoyo a la candidatura de Victor Yanukovich a ocupar el puesto de primer ministro. Mientras que la otra, al apoyarlo, dejará de actuar como defensora de los intereses que se proclamaron en Maidan.

Segundo, la presentación de la candidatura de Yanukovich significa que la “revancha del Este” se ha hecho realidad, y precisamente gracias a la inconsistencia política de los “naranja”, que resultaron ser incapaces de mantener sus propias conquistas, hasta cuando tenían todas las posibilidades para hacerlo. Una prueba de ello es la desintegración de la “coalición naranja” que se produjo hace un mes.

Tercero, la principal lucha política fuera de las instituciones del poder desde ahora se desplegará entre el Bloque de Julia Timoshenko y el Partido de las Regiones, es decir otra vez entre Oeste y Este. Además, Victor Yuschenko llega a ser ajeno para Oeste y no logra percibirse como “suyo” por Este, transformándose en una débil figura política.

Cuarto, la escisión del país en Este y Oeste repercutirá también en el poder ejecutivo. Yuschenko, sin lugar a dudas, procurará recuperar su “identidad naranja”, entre ello por medio de guardar distancia en sus relaciones con el nuevo primer ministro. Mientras que Victor Yanukovich intentará multiplicar su victoria, impidiendo que Yuschenko controle en plena medida el Gabinete de Ministros.

En cuanto a la política que va a aplicar éste último, será, sin lugar a dudas, una política más pragmática, tanto en las relaciones con Rusia, como en las con Occidente.

____________________

Tatiana Stanovaya, jefa del departamento analítico del Centro de Ingeniería Política, para RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris