Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Micro abierto  

Así somos, ni más ni menos

Pelayo López
Pelayo López
martes, 8 de agosto de 2006, 03:19 h (CET)
Ya estamos en agosto, el mes más veraniego de todos, en el que la mayoría de los españoles disfrutan de sus respectivos periodos vacacionales. Antes de nada, dividámonos los “agosteros” en cuatro categorías o perfiles, según nuestra situación en este mes: los que ya las han vivido en julio -y se han asentado de nuevo con mayor o menor dificultad a su vida diaria-, los que están todavía acostumbrándose a esos días más ociosos-en todos los sentidos-, los que optamos por otras fechas para disfrutarlas, y los que, peor todavía, según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística, no pueden permitirse unas vacaciones, que son casi el 45%.

Pues todos nosotros, independientemente de cuál sea el grupo en el que nos podamos ubicar, “disfrutaremos” de un panorama marcado por unos precios que, en general, han subido durante el mes de julio de manera ostensible. Con el carburante por las nubes –el gasoil superando el euro y la súper por encima del 1,25€-, resulta aún más oneroso para el bolsillo medio el hecho de que, entre los productos que más han subido, se encuentran alimentos recurrentes como el pollo, la patata, las lechugas, las peras o el aceite. Pero lo cierto es que, después de ponernos en situación, el motivo de estas frases es, aunque parezca extraño, hacer autocrítica, y espero que constructiva.

Sufridores de una realidad poco esperanzadora, los trabajadores del campo han estado repartiendo estos días, de manera totalmente gratuita, toneladas de frutas y verduras en varios puntos de nuestra geografía. Seguramente todos conocen el refrán de “a caballo regalado, no le mires el dentado”, pues creo percibir que ya intuyen de qué les voy a hablar. Sí, así es. Fíjense cómo somos, nos quejamos hasta de eso. Que si no me gusta esa fruta, que si le han dado más verduras al de enfrente… No tenemos remedio. Unos actuando de manera ejemplar para reclamar la mejora en su vida diaria –está de más, supongo, recordar una vez más que hay productos cuyo precio de mercado es 1.000 veces superior al pagado al agricultor-, y otros, nosotros, no sé muy bien cómo definir nuestro comportamiento. Menudo inconformismo de medio pelo, luego, eso sí, sin pretender ser demagógico, disfrutamos con fiestas como “la tomatina”, en la que miles de toneladas de tomate se desperdician ante el clamor mundial por el hambre. Con todo esto queda claro, creo, que, tal y como refleja la balanza al peso, así somos, ni más ni menos.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris