Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Condiciones desfavorables del profesorado

Frente a la profesionalidad del profesorado, contrasta la actitud de la Administración educativa: cicatera, ineficaz, traicionera y fuera de lugar
Jesús  Salamanca
martes, 18 de junio de 2013, 09:22 h (CET)
El curso escolar que está a punto de terminar ha sido muy duro para el profesorado y para las familias. También ha sido duro para muchos alumnos y alumnas que han estado inscritos en los comedores escolares, lo que les ha permitido tener al menos una comida caliente al día.

Al parecer, los únicos que han disfrutado han sido los políticos de turno, aplicando recortes, rebuscando supresiones de profesores y demostrando su ineficacia un día tras otro. Ahí está el descomunal fracaso de todo el equipo del consejero de educación de Castilla y León que, en un intento de desmontar la ESO en el medio rural, le ha salido el tiro por la culata: lo sorprendente es que aún le mantenga el presidente al frente de la educación, pues algunos de sus colaboradores más cercanos hablan alto y claro de su conocida ineficacia.

De todos es sabido que el profesorado ha sufrido fuertes recortes en todos los sentidos. Se han visto afectados derechos laborales, económicos y personales. Lo más grave es que esos recortes será difícil rescatarlos. Los responsables de la educación han entrado como un elefante en una cacharrería, haciendo caso a sus jefes que querían ponerse medallones a costa del profesorado, sin ver el daño a corto, medio y largo plazo. Clara proporción directa entre asesores e inutilidad.

Cuando hablamos de recortes profesionales nos referimos a aumento de horas lectivas, disminuciones salariales en situaciones de discapacidad, reducciones de permisos y licencias, humillación con la congelación salarial de los últimos tres años, profesorado sin cubrir vacantes y aumento de ratio de alumnado, por citar algunos.

Eso y muchas otras situaciones humillantes desde el punto de vista profesional y personal han hecho que el profesorado haya perdido la confianza en la Administración educativa. No es de extrañar que ante las recientes afirmaciones de la CEOE sobre eliminación de los cuatro días de permiso por fallecimiento de un familiar en primer grado, se le hayan tirado a la yugular: bien es verdad que quien dice majaderías tiene un nombre. Por cierto, llueve sobre mojado en la CEOE.

Las condiciones desfavorables en las que han trabajado los docentes han sido un hecho constatable: desde no tener calefacción a comprobar cómo los centros se han movido en una clara “economía de guerra”, con represión en muchos casos de la Administración ante determinadas actitudes. El profesorado que lleva veinte y más años ejerciendo la docencia no había conocido un curso tan lleno de recortes y, aunque los sindicatos lo han intentado, no han recibido bola de la Administración.

Ya nadie se sorprende cuando hablamos de recortes en sanidad y en educación. La crisis ha dado grandes bofetadas profesionales y económicas a ambos sectores. Desde el Gobierno central no se han considerado servicios esenciales; ha demostrado que es más esencial regatear a sus propios corruptos y mantener en cargos a quienes ni siquiera saben lo que hay en sus propios garajes, en forma de ministra de sanidad.

A pesar de todo, el profesorado ha dado la cara con fuerza y con profesionalidad. No hay duda que es el mejor pilar del sistema educativo; un sistema que han acabado de destrozar con los recortes, aunque ya iba dejando jirones por doquier. Frente a esa profesionalidad del profesorado, contrasta la actitud de la Administración: cicatera, ineficaz, traicionera y fuera de lugar. En vez de buscar el éxito del sistema ha buscado su éxito, hacerse la foto de rutina en los medios y dar a entender que el malo de la película es el profesorado. El tiempo dirá la última palabra.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Intenta Israel expulsar a los palestinos de Cisjordania y Gaza?

¿Será Jerusalén la capital única e indivisible del Gran Israel?

Cuando la mentira es la norma

Zoido miente en el Senado

El desconcierto de Maroto

Mi entrega a las causas que considero justas han sido a cuenta de mi tiempo y de mi hacienda, sin esperar canongías

¿Quién cree en el acatamiento constitucional del nacionalismo?

“Este país siempre será nuestro” Ernest Maragall

Tozudas incertidumbres

Nos presentan demasiadas soluciones alternativas sin fundamento; es curioso ver sus procedencias, salud, política...
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris