Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos  

El Partido Popurrí (PP) y el tema 'gay'

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
domingo, 6 de agosto de 2006, 21:58 h (CET)
SEGURAMENTE el Partido Popular anda tan fino y tan sobrado de líderes admirables, eficaces y ganadores que puede permitírse el lujo de tirarle navajazos a Ruiz Gallardón continuamente. Por ejemplo, por haber casado a dos homosexuales del partido, que así se lo habían pedido y porque así se lo permite la ley civil. A los dos homosexuales pepeístas; y al alcalde pepeísta de Madrid.

¿Qué preferían esos ganadores perpetuos que quizá crean ser Mariano Rajoy y los ZaplÁngeles (Acebes y Eduardo)?, ¿que casara a sus dos militantes un edil socialista?, ¿que se tuvieran que desplazar para celebrar la ceremonia hasta cualquier municipio regido por la izquierda...?

En tal caso, la noticia sí que hubiese traído cola informativa y Mariano y sus ZaplÁngeles se hubieran apuntado un éxito inenarrable, como los que acostumbran a ofrendar a su electorado en todas las elecciones nacionales o regionales a las que concurren.

Liderazgo inteligente no sé si habrá en el Partido Popular, pero respeto a la pluralidad de opciones y de ideas de su militancia tampoco...

De otra forma no se produciría una oposición tan frontal y tan estéril a una realidad que, como se ve, afecta incluso a sus integrantes, los cuales más bien son los que merecen el reconocimiento por querer ser fieles a sus ideas políticas y, a la vez, coherentes con sus sentimientos.

En estas cuestiones se aprecia que el PP dista mucho de ser un partido moderno y actual, sensible a las cuestiones sociológicas. Por el contrario, revela su peor cara como un popurrí de tensiones internas, en trance de saltar a la menor ocasión:

Conservadores por allá, liberales por acá, democratacristianos que no logran separar la política de la religión por acullá... y el Vaticano metiéndose por todas partes, como siempre, incluso en materias que no le competen.

¿Qué tiene que ver el matrimonio civil con los sacramentos de la Iglesia...? ¿A qué ton y a que son debe opinar la Iglesia en un baile nupcial que no es el suyo...? Si, con muy buen criterio jamás toleraría ella lo que nadie pretende, es decir, injerencias políticas en el sacramento del matrimonio católico, ¿por qué se inmiscuye ella en otras formas civiles de matrimonio que, para mayor hipocresía y sinsentido, la Iglesia no reconoce, aunque se celebren civilmente entre heterosexuales?

Pero todos podemos apreciar no sólo una contradicción por parte de la Iglesia, sino también que el Partido Popurrí, en lugar de tomar este asunto como una anécdota en el que no debería empeñarse hasta las cejas, carga con todas sus fuerzas contra la poca solidez electoral que va quedando entre sus filas.

Noticias relacionadas

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro

Comprender e interpretar

El libro Acontecer y comprender de Teresa Oñate y otros autores es una obra fundamental para entender de modo amplio lo que es la Hermenéutica crítica

Oráculos decisivos

Son momentos decisivos para discernir las informaciones veraces y coherentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris