Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Un mal negocio

Alfredo Hernández, Jerez
Lectores
@DiarioSigloXXI
lunes, 17 de junio de 2013, 11:39 h (CET)
En época de crisis, pero siempre, los buenos gobernantes tienen que mirar la economía, con el buen criterio de ama de casa de familia numerosa. Es decir, no gastar por gastar, ni por presunción, ni por fastidiar a nadie.

Los gastos de un Gobierno son enormes y la dilapidación (no escribo lo que muchos pensarán)es la norma de los malos gobernantes.

Si nos circunscribimos a la Enseñanza, su gasto, sus logros – éxitos o fracasos-habremos de poner pié en pared o palparnos la ropa, para ver en qué gastamos y como lo gastamos. ¿Qué cuesta un puesto de un escolarizado? Si el costo es X, ¿hay quien me proponga quitarme parcialmente, al menos, esa carga económica? Aunque esta enseñanza sea privada, ¿tengo algún inconveniente en que esta enseñanza concierte la cantidad con que ayuda a sufragar el gasto de la enseñanza? Tantos inconvenientes, ¿no será por la “ojeriza” al ser casi siempre esta enseñanza dirigida por la Iglesia o sus Instituciones? Incomprensible en gentes que se deben considerar expertos en economía.

Si además se garantiza mayor éxito…incomprensible, dado que la enseñanza también es en los valores de que tanto escasea la sociedad actual. ¿Puede ofender a alguien que se enseñe el valor de la humildad, de la generosidad, de la reciedumbre, el aprender a ser hombres y mujeres “de una pieza”, rocosos y sin veleidades?

Pero, por animadversión a la Iglesia Católica o a sus Instituciones, no se puede caer en el suicidio económico de no concertar por una mal llamada “diferenciación”, cuando esta es evidente que existe en cualquier nivel.

Lo de les quito el “balón porque es mío” no se puede hacer cuando está en juego algo tan importante como es la Educación y el fracaso en España es evidente. Y de la economía, para qué hablar.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un recién nacido en una bolsa de basura

Un niño muerto arrojado a un vertedero causa más interés mediático que cien mil abortos

Una boda de altura

Este Papa no tiene remedio

Montaigne

Un gran conocedor de la naturaleza humana

Donde los chef famosos acaparan fama, dinero y egocentrismo

“El explícito y voluntarioso elogio de la creatividad acaba produciendo más cretinos que creadores, porque pensar que la creatividad se encuentra en la radicalidad es un error colosal” Santi Santamaría

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris