Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Un dicatador es un dictador

Curri Valenzuela
Redacción
domingo, 6 de agosto de 2006, 21:58 h (CET)
Hasta casi después de muerto, y muy probablemente después, Fidel Castro despierta en muchos sectores de este país unas simpatías inéditas para cualquier dictador. Al tirano que lleva cuarenta años sometiendo al pueblo cubano se le conceden indulgencias de las que no se han beneficiado Franco, Pinochet, Videla o cualquier ser poderoso que haya cometido las mismas fechorías con sus ciudadanos y haya pisoteado tanto sus libertades. Hablar de disidentes cubanos, recoger sus quejas, alentar sus discrepancias está considerado como algo propio de la extrema derecha. Y a más de uno le parece que, como mucho, Castro es un abuelete que chochea, al que hay que perdonar sus interminables discursos y sus salidas de tono.

Sucede que la dictadura de Fidel Castro es de izquierdas y que, en buena medida, la izquierda española ha adquirido el vicio de mirar para otra parte cuando delante de sus narices alguien comete una tropelía en nombre de la izquierda. Los que no dijeron nada del GAL, ni luego de la corrupción, ni ahora de que se esté aprobando un sistema de desigualdades territoriales han perdido la capacidad de criticar nada de lo que haga ninguna izquierda. Y así a muchos, incluido nuestro Gobierno, Evo Morales les despierta ternura y Hugo Chávez comprensión. ¡Y como van a criticar a quien Chávez y Morales están tratando de imitar! Y, ¿a que no sale ahora nadie de la izquierda española con la pretensión de que, una vez desaparecido Castro, los cubanos recuperen su memoria histórica y se recompense a las víctimas de sus cuatro décadas de opresión?

Sucede, sin embargo, que un dictador es un dictador independientemente del color con el que se le mire. Incluso si Bush le considera un dictador. Y sucede también que en este país la derecha democrática sabe condenar a los dictadores de derechas. Pero la izquierda democrática aún no ha aprendido a repudiar a un dictador de izquierdas. Como Fidel Castro.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris