Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Palabras Erectas   -   Sección:   Opinión

¿Políticos o monologuistas?

La financiación autonómica crea serios problemas en PP y PSOE. Montoro rompe el discurso de Fabra y Pere Navarro actúa como bombero pirómano
Rafa García
@rafagarciak
viernes, 14 de junio de 2013, 08:21 h (CET)
Es obvio que las relaciones de amor son más llevaderas cuando la economía acompaña. Nos lo dice la experiencia e incluso el refranero, que proclama aquello de que “cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana”. Es algo que el Partido Popular y el Partido Socialista están viviendo en sus propias carnes, ahora que sus barones territoriales andan a la greña a cuenta de la financiación autonómica. Las cuentas no salen y todos quieren más.

Parecía fundamentalmente un problema del Partido Popular, hasta que ayer entró en acción Pere Navarro bis, la versión menos buena de los Pere Navarro del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). Digo la menos buena porque la fetén, sin lugar a dudas, es la del exdirector general de Tráfico entre 2004 y 2012, aquél que consiguió reducir de forma espectacular el número de fallecidos en accidentes de carretera. La versión contraria, la menos afortunada, es la del actual primer secretario del PSC, quien arrastrado por la deriva soberanista impulsada por ERC y CiU, no acaba de encontrar su sitio.

Sin capacidad para enfrentarse al nacionalismo catalán, ni para articular un discurso de izquierdas que pueda ilusionar a los cientos de miles de personas que tan mal lo están pasando en Cataluña, no ha tenido otra ocurrencia que pedir la derogación de los conciertos económicos del País Vasco y Navarra. No se conforma con ser un dirigente tibio y pusilánime cuando surgen casos de presunta corrupción en su partido, como en Sabadell, ni con tener el dudoso honor de haber llevado al PSC al peor resultado electoral de su historia. Parece empeñado además en poner palos en las ruedas del PSOE, primero cogiendo a contrapié a Rubalcaba al pedir la abdicación del Rey, y ahora solicitando la eliminación de los conciertos vasco y navarro. Conciertos que, por otra parte, están reconocidos en la Constitución como derechos históricos.

Me pregunto que para qué quieren Rubalcaba y el PSOE enemigos, teniendo como amigo al primer secretario del PSC, una especie de bombero pirómano, que para apagar el fuego de la secesión en Cataluña, se dispone a adentrarse por peligrosos vericuetos que pueden terminar avivando una llama en Euskadi que, por el momento, permanecía en estado de languidez. Lógicamente Patxi López y Eduardo Madina ya han salido a decir que el Concierto no está en discusión. También la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina (Unión del Pueblo Navarro).

Y luego está el Partido Popular, donde todos están contra todos. Entre otros, el ministro Montoro y el presidente extremeño Monago, encarnan el papel de profetas del austericidio, mientras el valenciano Alberto Fabra, al que Camps dejó la caja de caudales vacía, suplica, por caridad, un poco de oxígeno.

Si lo de Cataluña y el PSC es esperpéntico, lo de Valencia y el PP no lo es menos. El pasado martes el secretario general de los socialistas en la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, exhibió la contestación escrita que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dio a una de sus preguntas parlamentarias. Para sorpresa de propios y extraños, y para la máxima indignación de Alberto Fabra, el ministro de Hacienda asegura en ese documento que a raíz de la reforma que se hizo en 2009 (entonces era presidente Zapatero), la Comunidad Valenciana dejó de estar mal financiada.

Fabra quedó en evidencia, montó en cólera, llamó por teléfono a Montoro y según la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, el ministro explicó al presidente valenciano que a la hora de contestar al diputado socialista se había basado en datos provisionales, aunque en realidad reconoció que la autonomía valenciana está mal financiada. Lo que es tanto como contestar con aquello de “la parte contratante de la primera parte” de los hermanos Marx o lo del “despido en diferido y simulado” de Bárcenas que nos quiso colocar De Cospedal.

Podría tratarse del Club de la Comedia, pero lo cierto y verdad es que estamos hablando de la gente que gobierna en la Comunidad Valenciana y en el conjunto de España y de quienes se supone que quieren gobernar en Cataluña. Reconozco que tengo miedo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego

Reforma eclesiá

Corregir los fracasos eclesiales sin contar con la autoridad de la Biblia conduce al fracaso

Elecciones en Andalucía

Un parlamento hasta ahora incompleto

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris