Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Antes muerto que en silencio   -   Sección:   Opinión

El encalomo político

Qué queréis que os diga. Si nos agachamos pasa lo que pasa…
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
jueves, 13 de junio de 2013, 11:20 h (CET)
Hoy he aprendido una nueva cosa que deseo compartir con vosotros, sufridos paganos. El noble arte del “encalomo”. A saber. El “encalomo” consiste en que amigos de lo ajeno se esconden dentro de establecimientos para, una vez no hay nadie, dejarlos limpios como una patena, llevándose todo lo que tenga algún valor y, con la talega rebosante, salir del mismo de la mejor manera posible. Pues bien. Me suena conocido el tema.

Va a resultar que lo que hacen los que todos sabemos es un “encalomo” de manual. Porque, aunque los métodos no son los mismos y los establecimientos esquilmados tampoco, la similitud es más que evidente. Corruptos de traje, corbata y apellidos se esconden en las administraciones públicas para, amparándose en el escudo de la posición, vaciar la caja, meter en la saca propia hasta los tiradores de las cisternas y desaparecer en un susurro. Y como estos palomos le han cogido vicio a encalomarse todo lo que se les cruce, repiten la fechoría una y otra vez.

Pero ahí no terminan sus andanzas, qué va. Han visto estos encalomadores que en el país de las maravillas no pasa nada, y han cambiado el modus operandi. Ya no se esperan a que la noche caiga serena y tranquila para delinquir a placer. Encaloman a pecho descubierto, desfiles y fanfarrias acompañando al atraco, paseo bajo palio si es menester.

A algunos ya han trincado con el carrito del helado, pero me da que les trae sin cuidado. Dicen las malas lenguas que al último que han pillado le han escuchado decir “a mi plin, Undargarín”. Ojo, que esto no lo puedo confirmar, que no sé yo si será verdad, que la gente es muy borde...

Por el por si acaso y si me lo permites, un consejo te doy porque encalomado estoy. A estos pajarracos no les pierdas de vista, vigila sus pasos, que no desaparezcan ni un segundo que seguro que la lían. Y, sobre todo, si aprecias tu integridad, que no se te ocurra darles la espalda, desgraciado, porque si lo haces, no lo dudes, te encalomarán a lo bravo y te dejarán el trasero como un bebedero de patos sedientos. Tú mismo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris