Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

50 años: la edad peligrosa

Se habla cantidad de emprendedores y muy poco de empresarios autónomos que llevan una vida con la soga al cuello
José García Pérez
jueves, 13 de junio de 2013, 08:31 h (CET)
Más o menos, años arriba o abajo, el llegar al medio siglo de existencia se ha convertido en uno de los hechos más peligrosos que pueda ocurrirle a cualquier persona corriente en los momentos actuales de crisis económica y ansiedad creciente.

Claro es que lo primero que habría que preguntarse es qué se entiende por “una persona corriente”. Bien, vamos al toro: personas corrientes no son diputados, senadores y alcaldes de grandes o medianas ciudades en activo, banqueros de mayor o menor prestigio, grandes empresarios, líderes sindicales, funcionarios (que conste que lo fui), pensionistas de 1.000 euros hacia arriba (que conste que lo soy), monarcas y familiares, elite deportista, una docena de buenos narradores (no creo que hayan más), un par de poetas que vivan de lo que escriben y no, como la gran mayoría, que lo hacen de ser jurados y repartirse bolos y prebendas de las instituciones y algún que otro periodista que va de oca en oca, de tertulia en tertulia, obteniendo algunos pingües beneficios.

Personas corrientes, mocit@s o casad@s, son aquell@s que viven del sueldo privado de un pequeño comercio, el dueño del mismo, el currante de una empresa solvente, aquel o aquella que cualquier día puede verse sometido a un ERE, el pequeño agricultor, no hablemos ya de la estirpe jornalera y de todo aquel que, cuando menos se lo pensaba, lo ponen de patitas en la calle y si te veo al otro día no sé quién eres.

Se habla cantidad de emprendedores y poco, muy poco, de empresarios autónomos que llevan toda una vida con la soga al cuello, no digamos ya del trágico desempleo juvenil y de la emigración de nuestros mejores jóvenes, pero poco, muy poco, se habla del adulto o adulta que roza o sobrepasa el medio siglo de edad y que ya, se puede casi afirmar o jurar, se encuentra abocado a meterse las manos en los bolsillos, silbar, mirar escaparates y, si los tiene, ir comiéndose los pocos ahorrillos que tenía.

Hombre o mujer, este ejemplar de ciudadano, es el que realmente la está pasando canutas y puebla los comedores sociales. Medio siglo, oh Dios, la edad maldita en este páramo de indignidad. .
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”

Milagros

Casi todo el mundo cree que los milagros son el resultado de aplicar fórmulas mágicas o de la intervención directa de Dios
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris