Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Entre tú y yo  

Las botellonas (no) son para el verano

Juan Luis Lara
Juan Luis Lara
sábado, 5 de agosto de 2006, 23:20 h (CET)
Con el calor y las vacaciones estudiantiles, el fenómeno del botellón –o botellona, que hasta aquí llega la moda del lenguaje no sexista- alcanza su máximo esplendor. En esencia, se trata de grupos de jóvenes y no tan jóvenes que se reúnen para tomar unas copas en la calle. Pero la realidad ha llegado mucho más lejos, y los efectos perversos de esta neotradición ibérica han llevado a diversos sectores sociales de muchos puntos de la geografía española a pedir la puesta en marcha de leyes “antibotellón”.

Ahora, en verano, las localidades costeras padecen esta nueva lacra. Quienes buscan relajarse en la casita de la playa durmiendo a pierna suelta se indignan por no poder ejercer su derecho al descanso. Por su parte, los que pretenden pasarlo bien hasta altas horas de la madrugada a base de alcohol y decibelios, aun a costa del sueño de los vecinos, hacen bandera del derecho a la diversión. Derecho al descanso y derecho a la diversión. Nuevos derechos y, por tanto, nuevas leyes.

A mí, esto de solucionar cada problema que surja a base de innovaciones legislativas me parece algo rancio, además de inútil. ¿No sería suficiente con hacer que se respeten las leyes ya existentes? Porque, que yo sepa, no está permitido arrojar basuras en las calles, ni orinar en las esquinas, ni subir los coches en las aceras, ni conducir bajo los efectos del alcohol, ni montar en moto sin casco, ni vender ginebra a los menores, ni... Quizás sin todo esto el botellón no sería botellón. Tal vez sería tan solo una forma civilizada de pasar al fresco las noches de verano sin tener que pagar un riñón por un par de copas, que ya bastante las paga el hígado. Pero claro, aplicar la ley no mola, que hay que andar molestando a potenciales votantes con sanciones y otras historias. Mejor sacar leyes nuevas, que vende más.

Eso sí, siempre queda una frase en el aire: “seguro que en la calle del alcalde no...”

Noticias relacionadas

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente

Una propuesta de cien medidas respecto a la familia

Hay que ver si los partidos quieren resolver problemas o solo vencer a los contrarios

Traficar con el arte

¿Es aceptable que un castillo o una iglesia que forman parte de la Historia de nuestro país, se transformen en la residencia de una familia adinerada?

Top ventas

Lo más vendido en este fin de invierno, comienzo de primavera

El PSOE esconde sus intenciones, pero sus omisiones tendrán consecuencias

“Si tienes que mentir, engañar, robar, obstruir o intimidar para hacer entender tu punto, no debe ser un punto capaz de sobrevivir por sus propios méritos”. Esteven Weber
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris