Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Israel amplía la operación terrestre en el Líbano

Marianna Belenkaya
Redacción
sábado, 5 de agosto de 2006, 16:36 h (CET)
Israel ha tomado la decisión de ampliar los marcos de la operación terrestre en el Líbano. Los israelíes se apresuran, conscientes de que la comunidad mundial no puede otorgarles licencia absoluta para librar hostilidades en el territorio libanés. Además, es difícil que la sociedad y la economía israelíes estén dispuestas para sostener una guerra prolongada. Pero ¿en qué momento los cañones dejarán de disparar? “No detendremos la guerra mientras no sea eliminada la amenaza (de ataques misilísticos), mientras no regresen del cautiverio nuestros soldados y vosotros no viváis en seguridad”, manifestó el lunes pasado el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, al intervenir ante alcaldes de las ciudades situadas en la parte norte del país, bombardeadas a diario desde el territorio libanés.

Según Olmert, en las tres semanas que dura la campaña, Israel consiguió debilitar sustancialmente el movimiento Hezbolá al desarticular sus puestos de mando y destruir una parte importante de su potencial misilístico. “A Hezbolá se le propinó un fuerte golpe, y este movimiento requerirá un largo tiempo para reponerse, si esto es posible en general”, enfatizó el primer ministro.

Esta declaración de Olmert la revalidan también muchos expertos israelíes. La operación en el Líbano se desarrolla con éxito, pese a varios errores cometidos al comienzo de las hostilidades y las bajas que sufre el Ejército. Otra cosa es cuál es el objetivo final de la operación militar y en qué momento ésta podría cesar.

“Las hostilidades proseguirán hasta que quede claro que una de las partes se está imponiendo”, manifestó a RIA Novosti Efraím Halevi, ex jefe del servicio de inteligencia israelí Mossad. En su opinión, pasada una semana, la situación en el área ya será distinta.Él no tiene dudas en cuanto a la parte que vencerá.

“Nuestra respuesta al secuestro de soldados israelíes por Hezbolá fue inesperada para los dirigentes de este movimiento, que sufrió fuertes bajas. Al propio tiempo, al Ejército israelí le resulta sumamente difícil decir en qué momento se podría anunciar su victoria, para que esto sea evidente a todos. El problema estriba en conseguir que el éxito militar pase a ser un suceso simbólico y marque el fin de la guerra”, expresó a RIA Novosti un analista militar quien prefirió escudarse en el anonimato por estar llamado a filas en estos momentos. El experto comentó que no fue nada casual el que en su reciente discurso Ehud Olmert dijera que las banderas de Hezbolá no deben ondear en la parte sur del Líbano. Hablando en rigor, Israel necesita algo parecido a la Bandera Roja ondeando en 1945 sobre el Reichstag en el Berlín tomado por las tropas soviéticas.
De momento, a los israelíes les cuesta trabajo encontrar el símbolo de la victoria.

Primero, los misiles de Hezbolá siguen cayendo sobre el territorio israelí, los habitantes de la parte norte del país permanecen en refugios antiaéreos, y el Ejército sufre bajas. Además, en el curso de la operación el mando israelí en varias ocasiones introdujo correcciones en los objetivos: desde más ambiciosos, tales como desarme completo y la eliminación de Hezbolá, hasta más factibles, digamos, lograr que los militantes de este movimiento se replieguen de la frontera israelí-libanesa. En virtud de todo ello, la sociedad israelí está algo desconcertada.

Segundo, el líder de Hezbolá, Hasan Nasrallah, es un político y orador experimentado y sabe manejar hábilmente la situación sacando el máximo provecho. “Israel pierde en el aspecto psicológico, indistintamente de la realidad objetiva”, subraya el experto, agregando que la situación en la zona de la frontera israelí-libanesa ha cambiado radicalmente a favor de Israel. “Hezbolá tendrá que retirarse de la parte sur del Líbano, y lo fundamental es que este planteamiento lo secunde la comunidad internacional que resolvió acantonar en la frontera israelí-libanesa fuerzas internacionales”, destacó.
En opinión de este y otros expertos israelíes, Israel sostendrá la guerra hasta que en la zona del conflicto sea acuartelado el contingente militar internacional. “O en el sur del Líbano serán estacionados militares extranjeros, o el Ejército israelí continuará las hostilidades. Hezbolá será expulsado de la zona de la frontera israelí, y la comunidad internacional está consciente de ello”, enfatizó el analista militar.

Estando así las cosas, de momento resulta difícil pronosticar cuándo terminara la operación militar de Israel. La ONU ha aplazado los debates sobre la posible composición de las fuerzas multinacionales que estarían emplazadas en las fronteras entre Líbano e Israel y entre Siria y Líbano. Representantes de la ONU consideran necesario primero esclarecer la situación política. Según manifestó Jean-Marie Guéhenno, secretario general adjunto para las operaciones de mantenimiento de paz, “no se puede discutir el mandato de tales fuerzas al margen del proceso político cuyos resultados son los que determinan las misiones de tal contingente”. Es lógico lo que dice el alto cargo de la ONU, nadie quiere exponer a riesgo a sus soldados, pero ¿cuánto tiempo requerirá esclarecer la situación política? y, en general, ¿hay algo qué aclarar?, pues las exigencias de las partes en conflicto son harto conocidas. De momento, en Israel continúa la movilización al Ejército. Por si acaso, según aseveran los militares.

____________________

Marianna Belenkaya, para RIA Novosti.
Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris