Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   España   Justicia   -   Sección:   Opinión

Montesquieu no era del PP

“Todo lo que vaya al Constitucional mediante recursos acabará en la postura que defienda el Partido Popular”
Juan José Sánchez Soto
@sanchez_jj
miércoles, 12 de junio de 2013, 07:31 h (CET)
En cuanto a las consecuencias que puede tener para el ciudadano esta decisión, simplemente se podría resumir en una frase: “Todo lo que vaya al Constitucional mediante recursos acabará en la postura que defienda el Partido Popular”.

La semana pasada la democracia española quedó en entredicho cuando desde el Gobierno se reformó a los magistrados del Tribunal Constitucional dejando a este órgano con una mayoría conservadora. Cierto es que el Gobierno no ha modificado la legislación mediante la cual se conforman los magistrados en el Constitucional, pero sí que es cierto que en la trayectoria de la democracia, ninguno de los dos grandes partidos ha tenido la valía de dejar a su rival en minoría. Lo transcendental debería ser que gran parte de los magistrados del Constitucional son impuestos, elegidos, nombrados (llamadlo como queráis) por el bipartidismo que ondea en nuestro país gracias a la ley D’Hondt; pero aceptando el reglamento uno se debe basar en los hechos…

¿Pero realmente tendrá consecuencias para el ciudadano esta mayoría conservadora en el Constitucional? Obviamente y por desgracia sí. Si oímos las palabras de uno de los nuevos miembros que ha metido el PP en las que se refería al matrimonio homosexual como una unión similar entre “un hombre y un animal” nos puede dar ciertas pistas acerca del “alto nivel de jurista” que tiene este personaje. En cuanto a las consecuencias que puede tener para el ciudadano esta decisión, simplemente se podría resumir en una frase: “todo lo que vaya al Constitucional mediante recursos acabará en la postura que defienda el Partido Popular”. Ya podrán el resto de partidos políticos del Congreso de los Diputados recurrir alguna ley que tenga como objeto evitar ciertos recortes o cierta eliminación de derechos que si los magistrados impuestos por el PP tuvieran la osadía de dar la razón a ese recurso, el sueldo de ese/esos magistrados tendría los días contados.

La modificación del aborto que está llevándose a cabo por el ministerio de Justicia en la cual se elimina el requisito de malformación del feto como una causa para abortar de la mujer (mientras a su vez se recortan las prestaciones de dependencia) será constitucional porque habrá sido modificada por el PP; la ley del matrimonio homosexual podría ser modificada por la mayoría absoluta del PP y en cuanto llegue al Constitucional un recurso que les caería nada más modificarla, éste también sería rechazado por la mayoría del PP en el Constitucional; el euro por receta, la no revalorización de las pensiones, la rebaja generalizada de los españoles, la ley de educación, la reforma laboral, por poner algunos ejemplos…

En resumen estamos ante el asesinato, que no muerte natural, de Montesquieu y de su separación de poderes: hoy todos los poderes están en manos de una ideología, de un partido. Con la ley en la mano es cierto que las mayorías absolutas democráticas y votadas en las urnas por todos los ciudadanos no tienen ningún otro “pero” siempre y cuando cumplan con los objetivos para los cuales se les votó, igual que no mantendrá un empresario a un trabajador si éste le prometió la gloria eterna y al final resultó que ni gloria ni eterna, pero el panorama del ámbito judicial tendrá todos los focos de atención y la presión ciudadana para vigilar qué actuaciones y qué decisiones tomará a partir de ahora el Tribunal Constitucional. Y no quiero que me veáis como un pesimista de situaciones aún no producidas, ojalá me equivoque y realmente no estén politizadas las sentencias. Ojalá. Y si eso no se produce promete escribir a la semana siguiente un artículo en el que admitiré el mea culpa. Hasta entonces a ver que pasa…
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris