Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

‘Con el culo al aire’: más telebasura en Antena 3

Clemente Ferrer, Madrid
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 11 de junio de 2013, 10:13 h (CET)
“Con el culo al aire” es una serie de televisión producida por Notro TV para la cadena Antena 3. El título de la serie es denigrante. Se trata de una comedia de situación. El diálogo, entre los participantes, es erótico, blasfemo, burdo, soez y sin ningún tipo de valores. También aparecen escenas relacionadas con las drogas y la homosexualidad. En un determinado momento, Paulino (Janfri Topera), lanza una blasfemia; “me cago en San Dios”. No se atrevería a insultar a Mahoma. Le costaría, posiblemente, la vida. Todo vale para conseguir una excelente audiencia que superó el 20% de la cuota de pantalla. Con la bazofia, que degrada a los telespectadores, es fácil lograr unos millones de televidentes, que no son potenciales consumidores por sus escasos ingresos. Los anunciantes deben retirar su publicidad de estas series televisivas.

El argumento es débil. Se trata de un grupo personas rechazadas por la sociedad y que se reúnen con Tino (Paco Tous), que es el jefe de un camping, un churrero que acude con su furgón a todas las ferias y que siempre ha vegetado en el camping. Se ufana de llevar un tipo de existencia alternativa, al margen de la ley. No tiene permiso para conducir vehículos.

Jorge (Raúl Arévalo) se imaginaba casado por la Iglesia, con hijos y con un chalet en las afueras de la capital. La realidad es que le han expulsado del trabajo por sisar para intentar seguir el alto ritmo de vida de su novia. Se va a pernoctar al camping con Ángel (Raúl Fernández), un amigo de la infancia. Un hombre mordaz e impúdico, progenitor de un hijo.

Sandra y Ángel acompañan a Paulino a su casa del pueblo. Una vez allí, descubren que Mamen y un amigo están en la vivienda. Ella tiene los papeles del divorcio, pero Paulino no está dispuesto a rubricarlos. Sandra llega al camping con sus dos hijas mellizas tras haber sido incapacitada como médico por un problema de drogas. Allí se encuentra acorralada por personas que, como ella, han sido golpeadas por la vida y han decidido cobijarse en un repugnante refugio. El encargado del camping aprovecha la condición de médico de Sandra y la nombra médico de familia del lugar.

Es necesario eliminar de las parrillas todas las series blasfemas, insolentes y eróticas, que pueden ofuscar a los adolescentes que, ante semejantes aberraciones, pueden terminar perturbados. Los anhelos primarios de la televisión deben ser; informar, enseñar y recrear. La televisión basura ha zanjado el menú de instrucción e información. La desfachatez, la intromisión en la vida privada y la ironía déspota y patética son frecuentes. La Agrupación de Telespectadores y Radioyentes asevera que, las series acusadas de telebasura, son “un cáncer cuya metástasis, tiende a invadirlo todo”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris