Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

Raúl en la hora de la institucionalidad

Carlos Carnicero
Redacción
sábado, 5 de agosto de 2006, 10:49 h (CET)
Cuba asiste al ejercicio casi imposible de la institucionalización de un poder colectivo en un universo en donde la figura omnímoda de Fidel Castro ha ocupado todo el escenario durante los últimos cuarenta y siete años. Ahora, su hermano Raúl, ungido como sucesor, es consciente del peso histórico de la figura de Fidel y blinda el sistema con los viejos cuadros del partido y con los jóvenes tecnócratas que pretenden continuar con el socialismo en un mundo que no comprende las excepciones.

Las próximas semanas serán del reino del rumor porque la salud del Comandante será el secreto mejor guardado por quienes saben que tan solo a noventa millas, Estados Unidos, ha esperado durante el mandato de nueve presidentes, el momento de su revancha histórica para domeñar a la pequeña isla del Caribe que no se sometió a los designios de un imperio al que nadie más se ha resistido.

Hay doscientos periodistas pendientes de visado para asistir, tarde lo que tarde, al último episodio de la revolución cubana de Fidel Castro. Lo que venga después, sea lo que sea, no será lo mismo, porque las condiciones personales del líder caribeño hacen de su obra algo irrepetible, independientemente del juicio de sus enemigos y de las glosas de sus incondicionales.

En España, Cuba es un asunto de consumo interno con pasiones desatadas. No es fácil la frialdad de un ejercicio de análisis dominado por los parámetros del cariño entre los pueblos y de la responsabilidad histórica con los cientos de miles de cubanos que riegan sus sangres con una mixtura de sangres españolas y cubanas.

Es hora de cooperar para que el futuro sea pacífico y acorde a la voluntad de los cubanos manifestada en libertad y sin injerencias de quien siempre ha querido decidir, desde la explosión del acorazado Maine, el futuro de los cubanos como si fueran figurantes de una parroquia propia.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris