Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

La medalla del amor de Mariano Rajoy

Mejor el año próximo que éste
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
martes, 11 de junio de 2013, 07:50 h (CET)
El pasado fin de semana la muchacha de la gaviota se tomó un receso para ir deglutiendo junto al mar las malas noticias que día a día les acechan. Se marcharon, todos juntos en unión defendiendo la bandera de la Santa Tradición, a escuchar los cantos de sirena de sus próceres a la sombra del castillo del Papa Luna en Peníscola, donde seguramente también tendrían tiempo para regalarse con una buena paella y unos deliciosos langostinos de Vinaros después de escuchar cómo su amado líder les llenaba de esperanza endilgándoles la frase del día “este año será mejor que el pasado pero peor que el próximo”. Después de tan buenos augurios en boca del Presidente del plasma los 1.600 asistentes al concilio pepero babeaban viendo en la lejanía del horizonte un futuro mucho mejor del que les espera en las próximas elecciones del 2.015. Rajoy, después de dos años sin aparecer por el País Valencià, vino a insuflar ánimos a sus decaídas huestes.

El presidente del Gobierno del Reino de España acudió a Valencia a amansar las turbulentas aguas que durante los últimos tiempos corren por los cauces de las filas del Partido Popular valenciano. Los escándalos de la corrupción y los recortes del Gobierno central han dejado maltrecho al Partido Popular y eso comienza a notarse en las encuestas donde se empieza a mostrar el descontento de la ciudadanía ante el alto número de imputados de este partido que siguen calentando con sus culos de señoría, intocable hasta el momento, los escaños de las Corts valencianas.

Esta vez Mariano no pudo esconderse tras el plasma televisivo como hace ante los periodistas temeroso de que se le pregunte por tanto incumplimiento de programa y tanto y tanto imputado supuestamente corrupto entre los dirigentes de su partido. Sobres que van y vienen de la mano de un innombrable Bárcenas, recogedores de estos sobres que olvidan declararlos al fisco como García Escudero, despidos que no son tales despidos, viajes a Eurodisney de la actual ministra de Sanidad, Ana Mato, pagados por la trama corrupta de los gürtelianos, banqueros compañeros de pupitre de Aznar que entran y salen de prisión como Pedro por su casa, y a todo eso Rajoy tan sólo da la callada por respuesta escondiéndose vilmente tras una pantalla de plasma.

Si el PP español tiene un Bárcenas, el PP valenciano tiene un Blasco que no le va a la zaga. Uno se llevó el dinero a Suiza, el otro está acusado de haber hecho mangas y capirotes con el dinero que los valencianos daban para cooperar con Haití y Nicaragua para que en lugar de llegar a su destino acabara engordando su cuenta corriente. Ambos, “las dos B”, tienen un amplio historial político, llevan años, demasiados, dedicándose a la política para medrar en ella y hacerse con una suculenta cuenta corriente. Y a ambos se les teme, tanto en Madrid como en Valencia, deben ser conocedores de muchos secretos para que a uno en Madrid se le haya aguantado durante tanto tiempo e incluso se haya intentado suavizar su situación judicial mediante la triquiñuela de presentarse el PP como acusación particular.

Al otro en Valencia su propio partido le pide 11 años de cárcel pero no se atreve el president Fabra a expulsarle del PP. Blasco es gato viejo, conoce muchos, podemos decir que todos, los secretos de los dirigentes del PP valenciano y podría romper el partido por la mitad. Ya lo hizo con el PSOE, cuando fue expulsado, creando otro partido y desbancándoles de Alzira y lo puede hacer ahora resucitando con otro nombre el derechismo populachero de la desaparecida Unión Valenciana. El PP tiene motivos para estar preocupado como preocupado andaba en Peníscola Mariano Rajoy esquivando a los imputados que por allí andaban y que al final, algunos, consiguieron salir en la foto junto a Mr. Plasma. No andaban por allí ni Francisco Camps ni Rafael Blasco con lo cual más de uno se dio un pequeño respiro.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris