Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

Peleas de convergentes y unionistas

José Cavero
Redacción
sábado, 5 de agosto de 2006, 10:48 h (CET)
Lectura Conveniente de este agosto es el libro en el que el diputado de CiU, rama Unió de la coalición, Josep Sánchez Llibre, relata cómo se elaboró el Estatuto catalán en su trámite "madrileño", un vez que el teso fue remitido por el Parlamento catalán a las Cortes españolas. Sánchez Llibre anotó día a día los trabajos en los que él mismo participó, aunque sin entrar demasiado en los aspectos concretos del articulado que se debatía e iba aprobando.

Sin duda, el mayor interés de su trabajo lo contienen los detalles que proporciona acerca de algunos de los participantes, con elogios muy amplios a Rubalcaba, Caamaño, y sobre todo, a su propio jefe de filas, Duran i Lleida, líder de Unió Democrática de Cataluña. El enfado de Duran fue grandioso cuando fue informado desde La Moncloa de que Mas y Zapatero, mano a mano, y en solitario, habían llegado a un acuerdo final y global sobre el texto estatutario. Duran había sido quien, en mayor medida, participaba por parte de CiU, pero para el pacto final no se contó con él, y eso le pareció una inadmisible deslealtad. De su socio Mas. Hasta el punto de que vuelve a plantearse en Unió la conveniencia y oportunidad de abandonar un grupo en el que, a la hora de la verdad, cuentan tan escasamente con ellos.

El libro no ha pasado inadvertido, ni mucho menos, entre la militancia de las dos formaciones coaligadas, pero las elecciones de noviembre y la urgente necesidad de intentar la recuperación del Gobierno cedido al tripartito de Maragall durante tres años y después de haberlo disfrutado dos décadas, está haciendo que se aparquen todas las diferencias y rencillas. "Ahora no toca", que hubiera dicho Pujol cuando no le convenía abordar una determinada y concreta incómoda cuestión.

Eso sí, las desavenencias pueden reaparecer con toda su intensidad en cualquier momento y hasta llevarse por delante una "agrupación de intereses" que no termina de satisfacer, por lo menos, a una de sus partes. A menos que Unió empiece a ser objeto de más "cariño" y atenciones por parte de su socio, o bien, que pudiera verse satisfecha la otra gran aspiración y sueño de Duran: ser ministro de Zapatero. Pero no es la tarea más urgente, con unas elecciones cruciales el primer domingo de noviembre en las que CiU, al unísono, tiene muy claro que el enemigo se llama repetición del tripartito con Montilla a la cabeza.

Noticias relacionadas

¿Quién elegirá al nuevo gobernante de UK?

​Al final va a ser la militancia conservadora la que elija al nuevo primer ministro

​El valor y la noble vocación de la política municipal

La política en general, hoy puesta en dudas con el telescopio de los hooligans de la verdad absoluta, es un mal negocio

​Deslegitimando a la homofóbia: El argumento del segmento cultural para desnudarlo tal cual es

​Por muchos años, la cultura hegemónica del heterosexual construyó un discurso en el sentido de que la homosexualidad era una enfermedad

Prisión permanente revisable, sí

​Entre los padres de Mariluz, Marta del Castillo, Sandra Palo y Diana Quer se han recogido casi ocho millones de firmas

El analfabetismo funcional está mermando el español

Me reconstruyo en las palabras
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris