Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

La fotografía de la Familia Real

Fernando Jáuregui
Redacción
sábado, 5 de agosto de 2006, 10:49 h (CET)
Lógicamente, la Familia Real es siempre objeto de especulaciones. Interesa. Sus vacaciones mallorquinas, todo barco, paseos por el casco viejo, despiertan la natural expectación, entre otras cosas porque es la única oportunidad en el año de ver de cerca y sin protocolos a una familia que no suele prodigarse más allá de un rígido ceremonial.

La fotografía de la Familia Real al completo (casi al completo) me parece reconfortante, aunque alguna ausencia dé pábulo a rumores de todo tipo. Que una de las infantas pudiese o no separarse de su actual marido entra incluso dentro de la normalidad estadística. Me confieso monárquico desde hace tiempo (mejor esto que tener un presidente de la República del PP y un jefe del Gobierno del PSOE, por ejemplo; menudo lío, con la que suele caer entre ellos) y creo que que la imagen de la pequeña doña Leonor con sus padres, los Príncipes, es alentadora. Hay que reconocer que don Felipe y doña Letizia hacen un esfuerzo de acercamiento a la gente que pasa por las calles. Una aproximación a la normalidad en un país en el que los políticos y los famosos se guarecen cada vez más en refugios inaccesibles.

Claro que no falta quien piense, y diga, que va a resultar muy difícil que quien llevará el título de Felipe VI llegue a reinar, y no digamos ya su hija. Nunca he entendido las razones de ese pesimismo, o de ese afán de cambio perfectamente innecesario ahora y en un país que, no siendo monárquico, para nada es republicano. Sí creo que Felipe de Borbón tendría que acceder a la jefatura del Estado en un tiempo razonable, supongo que mediante una abdicación del Rey Juan Carlos, ahora en perfecto estado de salud física y mental y capaz de tutelar los primeros pasos de su hijo como monarca.

Hay cosas en la vida de una nación que requieren pasos firmes y sabiamente calculados. En la Monarquía española, tan afortunada por tantos conceptos, esos pasos se han dado en su momento, quién sabe si por cálculo inteligente, por improvisación genial o por pura casualidad. Tengo para mí que en los próximos meses esa Familia Real tan difícil de fotografiar al completo tendrá que ir pensando en afrontar esos cambios modernizadores que yo he creído atisbar -sólo atisbar- en la joven pareja de los Príncipes de Asturias, que saben que los tiempos han cambiado ya, y mucho.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris