Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

La fotografía de la Familia Real

Fernando Jáuregui
Redacción
sábado, 5 de agosto de 2006, 10:49 h (CET)
Lógicamente, la Familia Real es siempre objeto de especulaciones. Interesa. Sus vacaciones mallorquinas, todo barco, paseos por el casco viejo, despiertan la natural expectación, entre otras cosas porque es la única oportunidad en el año de ver de cerca y sin protocolos a una familia que no suele prodigarse más allá de un rígido ceremonial.

La fotografía de la Familia Real al completo (casi al completo) me parece reconfortante, aunque alguna ausencia dé pábulo a rumores de todo tipo. Que una de las infantas pudiese o no separarse de su actual marido entra incluso dentro de la normalidad estadística. Me confieso monárquico desde hace tiempo (mejor esto que tener un presidente de la República del PP y un jefe del Gobierno del PSOE, por ejemplo; menudo lío, con la que suele caer entre ellos) y creo que que la imagen de la pequeña doña Leonor con sus padres, los Príncipes, es alentadora. Hay que reconocer que don Felipe y doña Letizia hacen un esfuerzo de acercamiento a la gente que pasa por las calles. Una aproximación a la normalidad en un país en el que los políticos y los famosos se guarecen cada vez más en refugios inaccesibles.

Claro que no falta quien piense, y diga, que va a resultar muy difícil que quien llevará el título de Felipe VI llegue a reinar, y no digamos ya su hija. Nunca he entendido las razones de ese pesimismo, o de ese afán de cambio perfectamente innecesario ahora y en un país que, no siendo monárquico, para nada es republicano. Sí creo que Felipe de Borbón tendría que acceder a la jefatura del Estado en un tiempo razonable, supongo que mediante una abdicación del Rey Juan Carlos, ahora en perfecto estado de salud física y mental y capaz de tutelar los primeros pasos de su hijo como monarca.

Hay cosas en la vida de una nación que requieren pasos firmes y sabiamente calculados. En la Monarquía española, tan afortunada por tantos conceptos, esos pasos se han dado en su momento, quién sabe si por cálculo inteligente, por improvisación genial o por pura casualidad. Tengo para mí que en los próximos meses esa Familia Real tan difícil de fotografiar al completo tendrá que ir pensando en afrontar esos cambios modernizadores que yo he creído atisbar -sólo atisbar- en la joven pareja de los Príncipes de Asturias, que saben que los tiempos han cambiado ya, y mucho.

Noticias relacionadas

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente

Una propuesta de cien medidas respecto a la familia

Hay que ver si los partidos quieren resolver problemas o solo vencer a los contrarios

Traficar con el arte

¿Es aceptable que un castillo o una iglesia que forman parte de la Historia de nuestro país, se transformen en la residencia de una familia adinerada?

Top ventas

Lo más vendido en este fin de invierno, comienzo de primavera

El PSOE esconde sus intenciones, pero sus omisiones tendrán consecuencias

“Si tienes que mentir, engañar, robar, obstruir o intimidar para hacer entender tu punto, no debe ser un punto capaz de sobrevivir por sus propios méritos”. Esteven Weber
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris