Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La hipocresía de las instituciones defensoras de Derechos Humanos

"En lo que no te va ni te viene, ni salgas ni entres"
Miguel Massanet
lunes, 10 de junio de 2013, 07:11 h (CET)
Verán ustedes, si hay algo que nos fastidie a los españoles, que nos haga hervir la sangre y por lo que no podamos pasar es que, desde fuera, desde organizaciones que todavía no sabemos para qué fueron fundadas, cuya es la utilidad y quienes son los sujetos que las manejan, se atrevan a enmendarnos la plana. En tiempos pasados fueron muchos los que quisieron conquistarnos a la fuerza y acabaron saliendo trasquilados en el intento. Árabes, franceses, los comunistas en la Guerra Civil supieron lo que significaba tocarnos las narices. Ahora, son unos nuevos enemigos, instituciones de variada índole pero con un denominador común, que es el estar todas en manos de progresistas de izquierdas, de monigotes al servicio de quienes tienen por objetivo desestabilizarnos y crear en España el mayor número de conflictos posibles, Masones, comunistas, anarquistas, resabiados de la Guerra Civil y extranjeros interesados en hacer de España una nación dividida, en la que les sea fácil implantar la clase de dictadura que hace años intentan conseguir.

Pero, si hay algo que nos resulte más repugnante todavía, que más nos irrite y que merezca todo nuestro repudio y desprecio es que, desde una institución europea, una institución radicada en el mismo Parlamento Europeo, del que formamos parte; primero, acepten que un corpúsculo formado por una serie de sujetos sin ninguna credibilidad, menos representación y evidente mala intención, sean recibidos y escuchados en una de las comisiones de dicho organismo, se los trate como si fueran los emisarios de una nación soberana y, por si fuera poco, sin intentar informarse de lo que han sido las actuaciones que han llevado a cabo, los modos en los que han ejercido sus reclamaciones y los métodos que han utilizados para intentar presionar al Gobierno y a las instituciones de una nación, como es España, se haya tenido la cara dura, la falta de sensibilidad y la arrogancia de otorgarles un premio, el de “Ciudadano Europeo 2013”, sin tener en cuenta que, con ello,.se deslegitima al Gobierno español, a sus instituciones Jurídicas y a todos los españoles de orden, otorgándoles carta de legitimidad a la señora Ada Colau y al grupo de insurgentes que la siguen en sus correrías por las ciudades para presionar, acosar, insultar, amenazar y amedrentar a políticos, escogidos por los ciudadanos en las urnas para gobernar la nación y promulgar las leyes, como integrantes de las dos Cámaras en la que está representada la soberanía nacional.

El que una institución europea se atreva a inmiscuirse en los asuntos de España, simplemente porque unos progresistas antisistema, sin más méritos que el de salir a la calle para protestar de algo que se está tramitando en el Parlamento, con la pretensión de imponer a sus señorías lo que sólo ha sido la opinión de unas minorías, sintetizadas, recocidas y enfocadas a gusto de este grupo conocido por las siglas PAH, unos que pretenden que, sin un estudio pormenorizado de los efectos de modificar una Ley, la Ley Hipotecaria, que trata de compaginar la protección de determinados afectados por la crisis, ante la posibilidad de ser desahuciados; con los derechos de aquellos que prestaron su dinero a cambio de un interés determinado y con la garantía del inmueble en cuestión; resulta un absurdo. El que, después de unos años en los que la fiebre de comprar la vivienda impulsó a muchos a comprar sin tener en cuenta que los avatares de la economía podían cambiar; de unos años en los que el afán especulativo se trasladó a los mismos ciudadanos que no dudaron en, valiéndose de las facilidades crediticias de los bancos, embarcarse en la compra de varias viviendas para especular con ellas, sabiendo que su precio iba subiendo y que, antes de acabar de pagar la hipoteca ya habrían vendido el piso con importantes beneficios y traspasado la hipoteca al nuevo propietario, hay ocurrido lo que ha ocurrido no era nada imprevisible.

Evidentemente, la señora Colau y sus seguidores, conocedores de lo fácil que resulta esparcir una mentira, vestirla de verdad y venderla al populacho, siempre dispuesto a ir contra los ricos y los bancos, se ha valido de una verdad a medias, dejándose en el cuévano de la hipocresía el hecho indubitable de que la mayoría de las hipotecas existentes en España y que han debido ser ejecutadas por el procedimiento del desahucio pertenecían a grandes empresas inmobiliarias, a grupos constructores y a sociedades a los que la crisis les cogió sin los recursos suficientes para poder afrontarla. El caso de desahucios de particulares se ha magnificado y utilizado como arma arrojadiza en contra del Gobierno, cuando lo cierto es que han sido muchos menos de lo que se quiere dar a entender. De todas estas viviendas, que constituyen el montante de más de 55.000 entre solares y edificaciones, se ha hecho cargo el llamado “banco malo”, SAREB, que ahora intenta venderlas; tarea que, al parecer, no le resulta fácil, a pesar de las grandes facilidades que se dan a los presuntos compradores.

El que, un organismo del PE, haya premiado una conducta irregular, presuntamente ilegal, utilizada, por los premiados, para expresar un descontento que podría ser legítimo, mediante amenazas, insultos y medidas de presión, coercitivas y abusivas, contra personas a las que se causa perjuicio y se las amedrenta, juntamente con sus familias, no hace más que dar el espaldarazo a una serie de rufianes que actúan para socavar el orden público y presionar a los representantes políticos de la nación con el evidente propósito de hacerles abjurar de sus propias convicciones, para obligarles a aceptar aquellas otras que se les quieren imponer mediante la amenaza. No basta que el PP exprese públicamente su disconformidad y enfado por tal absurda decisión europea, es preciso que sea el mismo Gobierno quien traslade a Bruselas su enfado y que los partidos de la oposición, si no quieren convertirse en cómplices de quienes cometieron tal infamia, debieran formular una propuesta unánime para que salga una resolución mayoritaria ( ya sabemos que hay grupos como BILDU, IU y ERC que es imposible hacerlos entrar en razón y que, posiblemente, mantienen complicidad y apoyan a la señora Colau).para ser trasladada al PE como muestra de rechazo a tamaña decisión.

No podemos dejar de recordar lo que está ocurriendo en otro centro de podredumbre institucional, la propia ONU que, aparte de estar dominada por dos o tres naciones, convirtiendo en meros comparsas a los cientos de naciones que la integran; ha acabado por constituirse en una especie de termitero político, en una red de comisiones, sub comisiones y departamentos, en los que se han empleado a todos aquellos progresistas a los que era preciso darles un cargo y un sueldo. Un ejemplo de la clase de elementos que forman este laberinto administrativo, esta inmensa burocracia sin control, lo tenemos en el hecho de que admitieran a la señora Bibibana Aído, le ofrecieran un sustancioso sueldo y le dieran un despacho para que, entre crucigrama y crucigrama, se ocupara de promover el aborto por todo el mundo y se les dieran facilidades a los grupos de homosexuales para manifestarse y exhibirse por todo el mundo.

La labor de las comisiones de la ONU, en cuanto a lo que ellos denominan los derechos de las mujeres, el ejercicio de sus libertades y la defensa de su “salud”, son conocidos de todos y, sin duda, son los que han venido contribuyendo, con medios materiales, con su propaganda, y con fondos de todos los estados que contribuyen al sostenimiento de tan costoso e inútil organismo, a las enormes matanzas de fetos que se están produciendo en todo el mundo (un estudio del 2007 fijaba entre 42 y 46 millones de abortos inducidos al año en todo el mundo), especialmente en las naciones africanas, en las que, con el pretexto de controlar la natalidad y la gran mortalidad infantil que padece aquel continente, se dan las máximas facilidades para que las mujeres aborten.

Es desoladora la falta de patriotismo de estos grupos que, sabiendo los problemas que afectan a nuestra nación, no tienen empacho en acudir a instituciones extranjeras para sacar a la luz los trapos sucios que debieran de lavarse en casa. Claro que, en el caso particular de Ada Colau, es posible que concurran varios motivos para que acudiera a presentar sus cuitas ante el PE. Sin duda que, esta catalanista, juega con las dos barajas, pensando que si compromete al Gobierno español ante la CE es probable que le está haciendo un favor al señor Mas y sus aspiraciones independentistas. No sería nada extraño porque, como sabemos, el Presidente de la comunidad catalana se nos ha convertido en un viajero que, primero, acude a Francia para vender su idea de una Catalunya (un fracaso total) independiente y después tiene previsto viajar a otros países con el mismo propósito. Mientras, en Madrid, el señor Rajoy, “ajeno” a lo que sucede en Catalunya, parece que sigue trabajando en la posibilidad de “premiar” con más dinero a la comunidad catalana, sin hacer caso de la revolución que su decisión está produciendo entre sus barones y en la propia militancia de su partido. Pero eso parece que ya no tiene remedio aunque, a criterio de algunos, pueda ser uno de sus errores más graves.

Es obvio que los efectos de los gobiernos de Rodriguez Zapatero; la forma en la que se vienen tolerando que los manifestantes se adueñen de las calles; la debilidad con la que, el Gobierno, con su mayoría absoluta, viene claudicando ante las pretensiones separatistas y el evidente cambio que se está produciendo en la ciudadanía española en el sentido de tomarse con indiferencia estos hechos tan preocupantes, nos hace pensar que, de no producirse un milagro, la suerte de España está echada. O así es, señores, como lo veo yo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Marruecos también gana en Paraguay

Como viene sucediendo sistemáticamente en Latinoamérica con los aliados de Marruecos, éstos han ganado el fin de semana las elecciones en Paraguay

Politica afirmativa

Rosi Braidotti en su libro 'Por una política afirmativa' ofrece una nueva interpretación del sujeto

Un mundo para todos

Hace falta prestar más atención a ese mundo global si no queremos caer en una mezquindad permanente de retrocesos

Los cazadores quieren seguir cazando, los animales viviendo

Los animales no son objetos que están a nuestra disposición

Dejar la farsa y ponerse a trabajar por el bien común

J. Gacría, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris