Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Mucho Pico y poca pala

Antonio Jiménez
Redacción
viernes, 4 de agosto de 2006, 15:34 h (CET)
Me cuentan con natural desenfado y mucha "guasa" gaditana que cuando Rodríguez Zapatero llamó para formar parte de su Gobierno a las chicas de Manolo Chaves las campanas de Sevilla tocaron a gloria y el presidente de la Junta agotó las existencias de jerez y manzanilla que tenía a mano en un brindis tras otro. Me dicen que el día que "Maleni" Álvarez y Carmen Calvo Poyato cruzaron Despeñaperros camino de Madrid, la sentencia más escuchada en las Consejerías que abandonaron fue "tanta paz lleven como descanso dejen, ¡ozú, qué alivio!".

No sé si sería para tanto, pero no parece que "las chicas de Chaves" gozaran de un especial cariño y afecto entre sus iguales de gabinete, por la forma de referir mas de un consejero a los periodistas el mucho juego que iban a dar en Madrid. Y vive Dios que lo están dando.

Tengo a Magdalena Álvarez por inteligente y campechana. Y de la misma manera que observo que su idiosincrasia y forma de ser entronca a la perfección con esa Málaga "merdellona" que tantos votos pudiera procurarle como candidata a la alcaldía de su ciudad, veo también lo grande y a desmano que le queda lo del Fomento, que es cosa seria y para personas de probada capacidad de gestión. Sin embargo, lo ocurrido en el aeropuerto barcelonés de El Prat no sólo ha evidenciado su incapacidad como ministra del ramo para solventar un problema de su competencia directa, sino también la del Gobierno, con Zapatero a la cabeza, que no ha sabido responder con diligencia y acierto a una crisis grave y puntual que afectaba a decenas de miles de ciudadanos.

Tanto la ministra Álvarez con sus inútiles palabras de condena a la acción de los huelguistas, como el presidente Zapatero calificándola de "inaceptable e incomprensible", se han limitado a situarse en el papel de los viajeros castigados por el conflicto, cuando éstos y el resto de ciudadanos, que hemos asistido con asombro y perplejidad a otro espectáculo de incompetencia e impotencia gubernamental, esperábamos de ellos la reacción propia de un Ejecutivo que ejerce con autoridad y toma decisiones para solventarlo, en lugar de pronunciar solemnes y obvias palabras de lamento con las que ya contábamos. La crisis del aeropuerto de El Prat, si se me permite el juego de palabras, nos ha ilustrado sobre las carencias de un Gobierno que anda sobrado de "pico" y ayuno de "pala". (Que es lo que solía decir mi admirado José María García de algunos de los ilustres argentinos que recalaban en la Liga española, como jugadores o entrenadores, y destacaban mucho por una brillante locuacidad y muy poco por juego, laboriosidad y resultados).

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris