Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

El Pocero

Lorenzo Bernaldo
Redacción
viernes, 4 de agosto de 2006, 15:34 h (CET)
Todavía no es posible saber con precisión si hay un "caso Seseña". La ciudad construida en el desierto por el Sr. Hernando, conocido como El Pocero, ha desatado una enorme polémica. En medio de un páramo, sin infraestructuras de ningún tipo emerge un proyecto de construcción de miles de viviendas en una metáfora manchega de la mítica Las Vegas. Si además el promotor del invento salió de la nada y se ha hecho multimillonario, la sombra de la sospecha se extiende sobre su figura como un reguero de pólvora. ¿Habrá gato encerrado? ¿Estamos ante un nuevo caso de corrupción urbanística? ¿Quiénes han sido los protectores políticos del audaz empresario? Esas y otras preguntas están en los medios y calientan esté tórrido verano.

En este país cainita y envidioso, la prosperidad se ha visto siempre mal. El enriquecimiento resulta sospechoso y si es rápido y ligado a la construcción los indicadores de alarma se disparan. En plena 'Operación Malaya', cualquier asunto relacionado con ese ámbito resulta morboso e inquietante. Dicho esto, nada ha de objetarse si el Sr. Hernando se ha hecho rico de manera limpia. Es más debería llenar de satisfacción que un hombre haya sido capaz de crear un pequeño imperio desde abajo a golpe de esfuerzo, trabajo y con algunas dosis de suerte. El problema es si las cosas no son así y, una vez más, la diosa fortuna se ha puesto careta política y corrupta.

Hernando no ha sido demasiado exquisito en su comportamiento. Quizá su generosidad le haya llevado a poner a sueldo, esto es, a contratar a familiares y a personas vinculadas a quienes concedían la licencia para edificar su ciudad del desierto; quizá la filantropía le condujese a realizar generosas donaciones. Quizá todo sea un ejercicio de bonhomía y de ingenuidad. Ahora bien, esos gestos resultan poco creíbles, a priori, en alguien con la inteligencia, la astucia y la listeza de El Pocero. ¡Ojalá no estemos ante un nuevo caso de corrupción urbanística! De cualquier forma existen muchas dudas a interrogantes que es necesario despejar. Hasta ese momento, la presunción de inocencia se impone.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris