Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

A la cola del paro salvaje

José Cavero
Redacción
viernes, 4 de agosto de 2006, 08:51 h (CET)
Ni el accidente trágico del metro de Valencia ni la ocupación del aeropuerto de El Prat en Barcelona son dos asuntos que se puedan dar por muertos y enterrados "en horas veinticuatro". El número de fallecidos en el primer accidente y los costes, incomodidades y el cúmulo de irregularidades del segundo episodio bien merecen atenta investigación y depuración de responsabilidades. No estaba todo resuelto y decidido cuando el conseller valenciano aseguró que todo se debía a la velocidad excesiva del conductor fallecido, que después de todo no tendrá quién defienda su conducción de esos minutos fatales para él y para cuarenta y dos personas más. Ni tampoco queda resuelto el bloqueo de El Prat con la noticia de que personal y compañía han negociado y se han puesto de acuerdo en prolongar siete años más el contrato de trabajo de los amotinados que causaron daños irreparables en las cuentas de Iberia, de otras compañías usuarias del aeropuerto y de miles de viajeros utilizados como rehenes para dar mayor eficacia a una actuación no anunciada pero sí preparada, salvaje y extraordinariamente eficaz de los huelguistas.

La depuración de responsabilidades resulta imprescindible con un doble propósito: que los autores y responsables del desmadre entiendan que esa clase de acciones no son gratuitas y que, por consiguiente alguien -cargo político, responsable sindical- deberá afrontar la factura del coste.

Por lo demás, los dos episodios tienen su cara y su cruz, dependiendo de quién esté en el Gobierno. El PP trata de cerrar cuando antes el asunto en Valencia y todo lo limita a un lamentable accidente, por más que a nadie escape que alguna responsabilidad tendrá quien no puso de su parte las adecuadas medidas preventivas para evitar lo que finalmente ocurrió. De igual modo, resulta risible que Acebes nos pretenda dar ahora una lección de lo que él había hecho en Barcelona: desalojar las pistas y que aterrizasen los aviones que perdían el tiempo sobrevolando el lugar. Acebes, a estas alturas de las película en las que ha participado, alguna de insuperable contenido trágico, más valdría que se hubiera dedicado a la agricultura y la ganadería abulense, todo con tal de no dar lecciones de nada. Pero no estará de más saber qué debiera hacerse en otra ocasión como aquélla: ¿Actúa el ejército, intervienen los Mossos d'Esquadra, los Geo, la Guardia Civil, se detiene a los cabecillas de la revuelta laboral, o sencillamente, como sucedió en El Prat se permite que se impongan la ilegalidad y el desorden a cualquier precio?

Noticias relacionadas

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro

Comprender e interpretar

El libro Acontecer y comprender de Teresa Oñate y otros autores es una obra fundamental para entender de modo amplio lo que es la Hermenéutica crítica

Oráculos decisivos

Son momentos decisivos para discernir las informaciones veraces y coherentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris