Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Fidel Castro, hazte a un lado de una vez

Raúl Tristán

jueves, 3 de agosto de 2006, 21:02 h (CET)
Fidel Castro, el dictador de nuestra perdida Cuba, el tirano amigo de tiranos, el comandantote gigante pistolón vestido de caqui, el orador ególatra cuyos monólogos interminables no soportan ni los sordos, está destimbalado. Ole por sus corrompidos intestinos, que han logrado el sueño de muchos: que el endiosado comunista de boquilla, el rey de la cartilla de racionamiento, el adorado líder de los comunistas de salón de media Europa, el espejo en el que se miran populistas iberoamericanos como Chávez o Morales, el asesino de la libertad de pensamiento, de prensa, de opinión, el libertador del pueblo que acabó siendo su carcelero, por primera vez en su, por desgracia, larga vida, ha cedido sus omnímodos poderes. Lástima que la maquinaria corrupta siga funcionando en manos de su hermanísimo Raúl (ya se sabe que en las dictaduras, siempre hay hermanísimos, incluso cuñadísimos cuando los primeros fallan, recuerden a un tal Ramón Franco, que no interesaba a la causa y se sustituyó por otro Ramón, Serrano Suñer). (Y recordemos cómo, tal vez, F. Franco se deshiciera de sus competidores Jose Antonio, Mola, o Sanjurjo, como Castro pudo hacerlo con el Che o Cienfuegos).

Desde España, numerosos grupos de los progres de pandereta de siempre, de la izquierda más radical y reaccionaria, de esos a los que yo enviaría a pasar unos cuantos añitos a Cuba, con una mano delante y otra detrás, para que vieran la bazofia que es su famosa Revolución (¿no se van a cansar nunca de repetir siempre las mismas proclamas caducas, falsas y carentes de todo rigor y objetividad?), digo, que apoyan al déspota de las botas militares y le desean una pronta recuperación… Flaco favor le hacen al oprimido pueblo cubano pandillas como El Comité Asturiano contra el Bloqueo y de Solidaridad, la casa de Amistad con Cuba, en Badalona o el Foro Solidario con Cuba Salamanca 2005, el Frente Popular Gallego. Incluso nuestro Gobierno (que para eso sí ha estado pronto) se ha apresurado a ponerse a los pies del matusalén. Y por supuesto, Gaspar de Llamazares, el hombre que tiene pinta de todo menos de comunista (¿o acaso no gusta lucir politos del cocodrilo Lacoste?, ¡ah, perdón, que no es un cocodrilo, que es un caimán barbudo… y creo que van a hacer una edición limitada en rojo en vez de verde) desea la pronta recuperación de su ídolo y afirma que el pueblo cubano no puede perder los logros sociales alcanzados… ¿éste señor ha estado alguna vez en isla antillana? Yo sí, de ello da fe mi pasaporte. Y he visto la miseria, la pobreza, las casas en las que la gente malvive, las cartillas de racionamiento. He sido testigo de cómo fuera del régimen monoteísta no se permite la existencia de ninguna otra forma de expresión, de ideas, de vida.

Seguramente Castro se encuentra postrado en la cama en la misma pose que nos deparó un dictador por los españoles de sobra conocido, lleno de tubos su encuerado cuerpecillo, en patética agonía aguardando, no se sabe bien si vivo o si muerto, que alguien tomara la decisión final. Todos los dictadores cobardes y viles mueren en la cama. Una muerte que se oculta a sus prisioneros, por temor a lo que pueda acontecer.

Lo mismo que en Cuba, país en el que la enfermedad del opresor es secreto de Estado por temor a que los EEUU estén planeando el asalto a la isla (los enfermos de delirios de grandeza, de narcisismo, siempre con sus obsesiones y paranoias). Desde luego no será por miedo a que los cubanos “de dentro” se rebelen, pues los únicos con capacidad para hacerlo hace tiempo que abandonaron su patria, eso sí, sin irse muy lejos y siempre velando por ella, aguardando el momento adecuado para regresar de su exilio.

Lo cierto es que la muerte de todo caudillo que ha resistido años y años en el poder significa siempre un riesgo de que la situación llegue a empeorar. En España la transición nos salió bien. En Cuba depende de muchos factores, entre otros el hecho de si se lleva a término la programada sucesión por Raúl Castro, o la asunción de poderes por el Comité Central del Partido Comunista, o la intervención de los EEUU militar o civilmente.

Acabar con años de aislamiento, de pobreza, de hambre, de tiranía, va a ser tarea ardua, complicada, imposible hasta que no se de el primer paso: que el gigante barbudo se haga a un lado.

Y que el pueblo español apoye al cubano en su lucha por la libertad y la democracia.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris