Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al margen   -   Sección:   Opinión

La playa es la frontera

Rafael Torres
Redacción
jueves, 3 de agosto de 2006, 15:10 h (CET)
La playa es la frontera: a un lado, la mirada vacacional que se figura contemplar un mar pintado; al otro, donde debería situarse el mar pintado, se halla, en realidad, el mar tenebroso que se traga a los fugitivos de la miseria. De una parte, sobre la fina arena, los cuerpos desnudos se tuestan por gusto bajo el sol radiante, pero en la parte de allá los cuerpos que se hacinan en las barcas se queman con el sol que para ellos, sólo con ellos, es tan inclemente. La playa es la frontera entre dos mundos, entre aquel donde todo sobra y ese donde falta de todo, y la línea del agua es el eje sobre el que se pliega la horrible asimetría del mundo.

El propio concepto de frontera, y no digamos su existencia, viola el derecho básico del ser humano al libre tránsito por las estancias de su casa, la Tierra. Sin embargo, pese a esa violencia, o a causa de ella precisamente y de la resistencia de los hombres a las limitaciones que impone, la frontera es capaz de generar una potente y deslumbrante cultura mixta que nace del respeto, de la admiración y aún de la compasión recíproca de los que la comparten, y si bien esas culturas fronterizas suelen tardar siglos o milenios en fraguar y en desarrollarse, a veces se da el prodigio de que eso sucede en un instante, cual ocurrió el otro día en esa playa de Tenerife a la que arribaron unos náufragos medio muertos y se encontraron con el amor de sus semejantes.

La cultura del socorro y de la piedad, la de la solicitud y la entrega, que no parecía existir en este lado de la frontera, sí existía, y aunque hay quien supone que todo eso no fue sino una representación ante las cámaras, lo cierto es que cuando éstas llegaron ya había pasado todo lo que tenía que pasar, un rapto deslumbrante de humanidad, de cordura y de decencia.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris