Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Dise√Īo Grupo Versi√≥n m√≥vil

Opinión

Etiquetas:   El abanico   -   Secci√≥n:   Opini√≥n

La princesa de Asturias encuentra su lugar

Rosa Villacastín
Redacción
miércoles, 2 de agosto de 2006, 16:21 h (CET)
La llegada al mundo de la infanta Leonor le ha permitido a la princesa Letizia encontrar su lugar en la familia real. Era de prever, pues para nadie -tampoco para ella- ha debido resultar f√°cil adaptarse a un cambio tan dr√°stico como el experimentado por la ex-presentadora de televisi√≥n desde que se oficializ√≥ su compromiso con el heredero de la corona de Espa√Īa, hasta hoy.

Pasar de ser una periodista casi anónima, a convertirse en el foco de atención de la prensa nacional e internacional, así como de la ciudadanía que está pendiente de sus gestos más nimios para criticarla o ensalzarla, no ha debido resultar nada fácil. Y no lo es por más que ella se esfuerce en cumplir con su nuevo papel institucional con meticulosidad y con un perfeccionismo digno de elogio. Si todo aprendizaje lleva su tiempo, el suyo mas, puesto que no lo tuvo para curtirse contra los ataques de quienes han visto en ella una intrusa que no merecía estar allí, donde el amor del príncipe la ha situado.

Me consta que hay gente a quien le hubiera gustado verla fracasar, sólo porque no ha bebido de las mismas fuentes que la clase más rancia de éste país. No lo han conseguido y me alegro, una vez que ha cumplido con lo que para la institución monárquica es prioritario: dar una heredera al heredero. Un acontecimiento que a ella le ha dado seguridad en su papel de princesa consorte, amén de la lógica alegría de ser madre. Lo está demostrando estos días en palma de Mallorca, durante las regatas de la Copa del Rey que patrocinan Agua Brava y Camper, y que se han convertido en punto de referencia para los amantes de la vela y la alta competición.

Ver a la Reina Sof√≠a, a su nuera la princesa de Asturias y a su nieta Leonor siguiendo las peripecias mar√≠timas de Don Juan Carlos y Don Felipe es una imagen ins√≥lita y gratificante. Ins√≥lita porque el verano pasado los pr√≠ncipes de Asturias tuvieron un comportamiento que me atrever√≠a a calificar de aut√©nticos "primerizos", no s√≥lo porque Letizia estuviera embarazada, tambi√©n por el hecho de que el pr√≠ncipe se negase a regatear, cuando lo llevaba haciendo desde hace muchos a√Īos. Lo que molest√≥ sobremanera, tanto a la prensa como a quienes preparan durante doce meses, un acontecimiento deportivo que deja mucho dinero en las islas Baleares, y sobre todo una imagen internacional de ciudad que se vuelca no s√≥lo con la familia real -su mejor reclamo- sino con todos aquellos que pasan aqu√≠ sus vacaciones.

No s√© si esa cercan√≠a con los medios es premeditada o fruto de la experiencia de estos dos √ļltimos a√Īos, pero la realidad es la que es: d√≠a a d√≠a Letizia va ganando puntos ante los periodistas que cubren las regatas, incluso ante los 'paparazzis' que no acaban de creerse las facilidades que les dan para que puedan captar a la infanta Leonor haciendo las l√≥gicas caranto√Īas a su padre o a su abuelo, a los que, por cierto, ha robado todo el protagonismo.

Pero no s√≥lo Letizia se ha adaptado a su nueva situaci√≥n, tambi√©n el resto de la familia Real se ha dado cuenta de la importancia que tienen los gestos. Prueba de ello, c√≥mo ayer la Reina Sof√≠a se present√≥ de improviso en el Real Club N√°utico -desde donde parten los regatistas cada ma√Īana-, acompa√Īada de su nuera. Algo que no suele hacer salvo en contadas ocasiones y menos a esas horas de la ma√Īana. En perfecta sinton√≠a, ambas se sentaron a desayunar como si de dos deportistas m√°s se tratase. La deferencia con el resto fue el desfile de personajes que se acercaron a saludarlas. Entre otros, la dise√Īadora venezolana Caro9lina Herrera, Reinaldo, su marido, y el empresario catal√°n Enrique Puig.

Antes de abandonar el Náutico, tanto la reina como la princesa de Asturias se acercaron hasta la mesa donde nos encontrábamos los periodistas observando cada uno de sus gestos y movimientos para interesarse por nuestro día a día.

Noticias relacionadas

El hurac√°n Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Catalu√Īa imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

‚ÄúLa autosuficiencia es incompatible con el di√°logo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo‚ÄĚ Paulo Freire

Dos debates, dos Espa√Īas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris