Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Ni medio serio

Consuelo Sánchez-Vicente
Redacción
miércoles, 2 de agosto de 2006, 16:21 h (CET)
La acusación de secuestro y peligro para la seguridad aérea que la juez que investiga los sucesos del aeropuerto del Prat imputa a los asaltantes es tan grave que, si la justicia logra identificarles, a los autores materiales de este atropello podría costarles el despido e incluso la cárcel. Y a Iberia tampoco es fácil que le salga barata la broma. Se han ganado lo que les pase, no seré yo quien salga en defensa de los unos ni de la otra. Pero, de ninguna de las maneras puede parar ahí la exigencia de responsabilidades porque, la verdad, es mi opinión, es que en la crisis del aeropuerto del Prat ha fallado... todo. Los trabajadores, los sindicatos, Iberia, la Generalitat, y, más que nadie, el Gobierno de la nación.

En una democracia homologable, como se supone que es España, yo creo que nada puede justificar que, ante un asalto así, la única orden que reciban los antidisturbios "para evitar males mayores" sea... cruzarse de brazos. Pero, ese fue el vergonzoso papel que el Gobierno ordenó representar a la Guardia Civil durante las casi doce horas que los asaltantes del aeropuerto del Prat sabotearon sin avisar el funcionamiento de las pistas de aterrizaje y de despegue de los aviones con grave riesgo para la seguridad de al menos 30 aeronaves en vuelo, obligaron a los pasajeros de las que ya habían tomado tierra a permanecer secuestrados dentro de los aparatos, y tomaron como rehenes a los miles de viajeros atrapados en las terminales: cruzarse de brazos, hasta que a los asaltantes les dio la gana deponer por sí mismos su actitud

La tesis del ministro del Interior de que en las pistas había aviones llenos de queroseno y podría haberse producido "una batalla campal" de consecuencias imprevisibles entre guardias y asaltantes e incluso entre estos y los "irritados" (sic) viajeros si se hubiera ordenado restablecer el orden público, hace bueno el sabio dicho de que 'hay cosas que, si se explican, es peor'; porque, vamos a ver; ¿tan mal preparados están los antidisturbios de la Guardia Civil que ni su propio ministro cree que son capaces de hacer lo que se supone que es su trabajo sin desencadenar una tragedia? Si el queroseno era un peligro, mayor motivo para reducirles cuanto antes, ¿no?. Y, además, ¿a que viene lo del queroseno, qué insinúa Rubalcaba, que si la Guardia Civil hubiera intentado desalojarles, habrían prendido fuego a los aviones? ¿Además de irresponsables, "incendiarios"? ¡Por favor! Eran un grupo de trabajadores no de terroristas, a otro perro con ese hueso, esta es una "explicación" impropia de un Gobierno serio. Claro que, igual, un Gobierno cuyo presidente se marcha un mesecito entero de vacaciones como si fuera un probo funcionario con la que está cayendo en el mundo y aquí... no es ni medio serio.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris