Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Como si tuvieran prohibido pensar

Pedro Calvo Hernando
Redacción
miércoles, 2 de agosto de 2006, 16:21 h (CET)
Como sucede siempre, siempre, el PP se ve en la necesidad de rectificar un poquito, cuando sus posiciones extremas han llegado a límites irrebasables. Recuerden la que organizaba hace muy pocos días contra la posición exigente del Gobierno en el conflicto de Oriente Medio, con aquel calificativo de antisemita para el presidente Zapatero y otras lindezas, entre ellas algunas atrocidades. Tras lo ocurrido con la masacre de Qana, los del PP se han tenido que caer del burro y dar a esa matanza un par de calificativos que no están mal. Como las cosas sigan empeorando, el PP quizá llegue a aproximarse a las posiciones del Gobierno, y entonces se dará cuenta de que una vez más ha gastado demasiada pólvora en salvas y ha hundido todavía más su prestigio ante la mayoría de los españoles. En todo caso, las encuestas ya maltratan de nuevo al PP en cuanto a expectativas electorales. La última es la del Instituto Opina, que sitúa al partido de Rajoy 6 puntos por debajo del PSOE, por no hablar de las eximias diferencias con el partido del Gobierno en valoración de líderes y partidos.

Para los que se hubieran olvidado de la abracadabrante historia de la cruzada del PP contra el Estatuto de Cataluña, ahora nos lo recuerdan con la presentación contra el mismo del recurso de inconstitucionalidad. Es un recurso sin base ni fundamento alguno, que más bien parece dirigido contra el texto que había salido del Parlament de Cataluña, siendo así que ese texto quedó limpio como una patena de cualquier tacha de inconstitucionalidad que soportara de inicio. En Cataluña el PP no se comerá una rosca antes de un siglo y algo parecido en las comunidades de mayor exigencia en el terreno de lo identitario. Incluso en varias de las comunidades autónomas donde ellos gobiernan, da la impresión de que sus correligionarios de allí se les van a rebelar, como en Baleares, donde el PP insular exigirá en su Estatuto niveles como los catalanes, como es el caso de la financiación. Pero claro, en la calle de Génova no piensan en nada de esto, como si tuvieran prohibido pensar.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris