Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Crónica de verano desde la tumbona (I)

Raúl Tristán

martes, 1 de agosto de 2006, 23:06 h (CET)
Tiempo de asueto, de relax, de inacción. Tiempo de impass, tiempo muerto en la cancha del día a día. Jornadas que caen, una tras otra, indolentes, en el saco roto de las fauces de Saturno. Cronos para los amigos.

Esquizofrenia de personalidades abandonadas, olvidadas, enterradas bajo toneladas de arena playera robada a las profundidades del desierto sahariano.

¿Vivimos cuando no existimos para el mundo, para el vulgo que nos sigue y retroalimenta, o acaso nuestra existencia verdadera se vive cuando la plebe nos ignora, o sea, en la ausencia de ese feedback fatal que nos impulsa a autoinmolarnos en la loca y suicida carrera por la fama? Reflexiones sadomasoquistas de un escritor-columnista abandonado a los placeres fisicopsicoterapéuticos de la salada agua marina, a la contemplación autista de los fondos oceánicos a través de un cristal, a la observación callada de la noche apoderándose del horizonte sobre las negras aguas…

La calma, la paz que otorga el anonimato. El sosiego que concede el no ser nadie, el parecer uno más entre tantos…

Vida vivida sin un ápice de ambición. Castillos en la arena por toda ella. Felicidad de los niños, fantasmas codiciosos se ahogan en sus risas.

Espejismo.

Sueño de una realidad que lucha por su supervivencia. El espíritu inquieto, el alma política, el ciudadano, el opinador, se rebela, está ahí, sigue ahí. Y por momentos logra hacerse de nuevo con el control, abrazando el timón de la nave libertaria. Y enfila hacia las procelosas aguas donde las tertulias y las news imponen su ley. Y así, encadenado a las hercianas ondas para evitar el canto falso y engañoso de las sirenas, navega evitando los escollos, dejando a un lado a los pescadores heroicos que tan sólo cumplían con su deber de marineros honrados, hombres de honor y humanidad, y a los que una Europa burocrática tuvo abandonados a su suerte, por la incompetencia y falta de decisión de sus naciones, con una Malta que hace mucho tiempo que borró de su acervo moral las enseñanzas de los antiguos Caballeros homónimos: "Tuitio Fidei et Obsequium Pauperum" (la defensa de la Fe y el servicio a los pobres y necesitados).

Y el navegante sonríe al saber que el hombre-pantalón, el bigote folclórico, el saqueador de las arcas marbellíes (uno más, tan sólo), el jamón de pata cutre, va a hacer compañía a los chorizos municipales en el secadero de productos del animal del que todo se aprovecha que es el trullo de Alhaurín…

País de sinvergüenzas chulescos, de engreídos buscavidas, de mierdas pinchados en un palo que caminan estirados por mor de su prepotencia, de especuladores y chantajistas, de titulados cum laude en sobornos, estafas, chanchullos, latrocinios, cohechos, corrupciones y otras lindeces que en esta nuestra España panderetil, de la que se ríe medio mundo, forjan a los grandes hombres, sus enormes fortunas y renombre.

Y esconde el rostro el perdido orate, a veces cuerdo, ante la estupidez política de un presidente que, obviando las más mínimas reglas de la neutralidad diplomática, cuando ejercer la intermediación se pretende, toma la kufiya y se rodea de barata progresía trasnochada de panfleto estudiantil de medio pelo, y se hace acompañar a los coros de un Ministro de Exteriores que más que salidas al exterior las suyas lo son de tono, modo y modales; y de un tal Pepiño que, de individuo sin oficio ni beneficio reconocido, ha pasado a erigirse en actor principal de la comedia, en interprete de un mal papel en el remake de un Guerra al que no llega ni a la tercera espina de la rosa…

Y nuestro laico rebelde bufa en estos mares ante la idiocia de los nacionalistas del BNG, que demostrando su escaso conocimiento de la historia califican de “fraguista” la celebración y actos acompañantes de la festividad de Santiago Apóstol… Incultura al cubo en un país de lerdos. Nos toca el mayor número de tontos por metro cuadrado de toda Europa. Seguro.

Y nuestro ausente opinador, navegante de turbulentas aguas, se alarma viendo al “killer” soltar, respecto a las ocultas y secretas, las misteriosas, negociaciones con el terrorismo, un “No news is good news” que suena a algo así (más creíble aunque no tan culto) como “no tengo ni puñetera idea de lo que contar, estoy con la mente de vacaciones y las elecciones quedan lejos… panda de periodistas curiosos y picajosos”.

Y el rebelde con causa llora amargamente ante la tragedia palestino-israelí. El perdedor, como siempre, el pueblo, condenado a ser masacrado bajo la lluvia de misiles de uno y otro bando: el de los terroristas convertidos en ejército regular, y el del ejército regular convertido en terrorista. A la nación Palestina se le arrebató tiempo ha su país para implantar el judío estado de Israel, se hizo por la fuerza, sin lógica ni razón. Tras años de guerras, de intereses extranjeros, de atentados, de campamentos de refugiados y de colonos, de muertos por ambas partes, sólo se me ocurre que Israel y palestina deben ser dos Estados unidos sobre un mismo suelo, un solo país compartiendo gobierno.

Y el ácrata que os habla ya no se asombra ante la porca misèria que la kelly gubernamental oculta debajo de las alfombras al barrer. En este país de indocumentados, hasta los polis son soplones de los terroristas. Y siendo esto cierto, y que algunas de nuestras Fuerzas Cuerpos de Seguridad parecen darse a la coca a escala industrial, a los ciudadanos no nos queda otra salida que pedir el carné de apátrida…

Y un Marbella, y un Seseña, y… así, uno tras otro podrían caer todos nuestros municipios. ¿Pesimista exagerado nuestro adicto a las ondas? Más bien realista.

Y la comisión de la cosa energética lo consiguió al fin. Un impresionante listado de condiciones a E-ON y alguna tajada caerá para otra hiena.

Y Gallardón “el levógiro” se enfrenta al dragón de las siete cabezas en su propia guarida. Con una alcaldil bendición exorciza a la parejita gay y conjura a los demonios del PP que aún se aferran a sus inamovibles (y cerriles, tozudas y poco electorales) posturas.

Y cuando el alma errabunda termina de escribir estas líneas, nunca mejor dicho que a modo de Cuaderno de Bitácora de veraneante pasmado, en las que ha pretendido dar un repaso crítico-informativo a este mes de julio, un avión que no ha tenido que sufrir los desmanes inapropiados y desmedidos de los empleados de handling de Iberia en el aeropuerto de El Prat, vuela para transportar al “jardinero de la rosa y a su más bella flor“ por la Pérfida Albión. Jardinero que disfruta de unas vacaciones pagadas en La Mareta…

Y es que no cuesta nada ir de progre enrollado por el mundo y luego gozar de los privilegios que otorga el cargo. A todos los que han dado lecciones de similar moral les ha pasado eso alguna vez, lo de no predicar con el ejemplo.

No hay peor progresía que la falsa e hipócrita. A todos nos gusta el poder y sus ventajas, ¿o no? Pues eso, que hasta la próxima crónica del ferragosto, señores.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris