Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Cuarenta grados

Andrés Aberasturi
Redacción
martes, 1 de agosto de 2006, 13:01 h (CET)
A ver: dice el ministro del ramo que no se intervino en la "toma" de las pistas de el aeropuerto del El Prat para evitar una batalla campal; Yola Berrocal asegura que se va a presentar como candidata a la alcaldía de Marbella; desde un programa del corazón se comunica al juez del caso Malaya dónde esta el "zulo" en el que se supone Julián Muñoz escondía de madrugada documentos comprometedores; el PP clama contra Gallardón por cumplir la ley y casar a dos amigos (peperos, para más señas y políticos) homosexuales; Otegi vuelve a repetir, esta vez a López, que no piensa hacer nada para re-legalizar a Batasuna; el empresario apodado "el pocero" se ha convertido en todo un personaje y más de uno (al menos dos y de distintos partidos) puede que no estén muy tranquilos con lo que pueda pasar; Y para colmo sigue sin llover en la mayoría del territorio nacional con perdón de las realidades naciones y mejorando el estatuto catalán.

Debe ser el calor o que este país no da para unas vacaciones medio normales. Cada agosto es lo mismo y ni el carné por puntos, que tanta ilusión había provocado en los primeros días de su entrada en vigor, nos ha devuelto el pasado fin de semana idénticas cifras de muertos en las carreteras. No es fácil la vida cuando se rozan los cuarenta grados.

Pero -Yola Berrocal aparte, que debe ser una broma- lo de El Prat ha resultado excesivo a todas luces. Yo no sé si los grandes sindicatos, UGT y CCOO, provocaron, ayudaron, se lavaron las manos o trataron de evitar la toma de las pistas por parte del personal de Iberia, pero ya que la Justicia ha empezado a investigar, habría que llegar hasta el final de unos hechos que -quiero pensar- no debieron medirse los suficiente y que ha convertido a la compañía, al Gobierno y a Aena a los pies de los caballos. Y si valen las comparaciones: lo de los pilotos fue una huelga con todas las bendiciones constitucionales y lo del viernes en Barcelona fue, sencillamente, un disparate: estamos a martes y aun sigue el caos por mucha tranquilidad oficial que nos quieran comunicar.

Y aquí se juntan varias cosas sobre las que convendría reflexionar y prepararse: no se puede (no se debería poder) tomar así, sin más, unas pistas de un aeropuerto; no se puede (no se debería poder) ser tan absolutamente lentos en la normalización de las cosas, ni carecer de previsiones concretas para momentos tan caóticos. Una administración que no es capaz de reaccionar o lo hace tan lentamente y tan mal, no es una administración digna de confianza. Y lo malos es que estamos hablando de la nuestra.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris