Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al margen  

Canaan

Rafael Torres
Redacción
martes, 1 de agosto de 2006, 09:30 h (CET)
En Canaan, hoy Qana, hizo Jesús, según la leyenda bíblica, el primero de sus prodigios, que no faltara el vino en una boda, pero sin ánimo de desmerecer aquella amable acción sobrenatural, el milagro que las generaciones futuras habrían valorado más, el milagro que habría suscitado la emoción y la admiración unánimes de los musulmanes, judíos y cristianos de buena voluntad, hubiera sido el de regalar a esa aldea para el porvenir un invisible escudo protector contra las recurrentes razzias de los criminales. El mejor milagro que hubiera podido disfrutar Qana, Canaan, habría sido el de la preservación de los cincuenta y cuatro milagros que se han extinguido violentamente a causa de la furia homicida de un Estado que supone que sembrando odio, muerte y ruinas podrá recoger algún día la cosecha de la paz.

Un potente milagro, mucho más potente que cualquiera de aquellos con que los dioses asombraban a los mortales de los tiempos sencillos, se necesitaría para detener la mano que, armada por la potencia más poderosa y regida por una mente sin corazón, asesta desde hace sesenta años golpes mortales, terroríficos, en el Mediterráneo oriental. En un mundo sin otra ley que la del más fuerte, regresado por la Administración Bush que amparan al Gobierno de Tel-Aviv a los peores tiempos de violencia y barbarie, sólo un potente milagro podría detener el genocidio, pero más potente aún habría de ser el que devolviera la vida a los niños y a las madres que se refugiaron de los bombardeos en una casa de Qana sin reparar en que las bombas inteligentes saben llegar al centro mismo de la inocencia para hacerla pedazos. Frente a la fuerza, a la violencia ciega y desatada, no hay derecho internacional ni de gentes que se le oponga, y sólo un milagro, un bello milagro de aquellos que proveían a la gente de lo que necesitaba, podría parar la masacre. Pero ya no hay milagros.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris