Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Tres ministros demasiado ausentes

Fernando Jáuregui
Redacción
martes, 1 de agosto de 2006, 09:02 h (CET)
Tienen razón, a mi entender, quienes critican la abulia y la falta de presencia de los tres ministros que deberían haber estado más implicados en solucionar la crisis derivada de la huelga salvaje y algo brutal del personal de tierra en el aeropuerto de El Prat. Ha fallado el Ejecutivo en su conjunto. Quizá porque estaba pensando en cuestiones que juzga más importantes, desde la reacción tras las matanzas en el Líbano hasta, quién sabe, la esperemos que cercana paz en el País Vasco. O quizá por estar imbuído de una mentalidad prevacacional. Y han fallado estrepitosamente, como señalaba al comienzo, varios ministros directamente involucrados en la cuestión: la titular de Fomento, Magdalena Alvarez; el de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el de Industria (y Turismo), José Montilla. Lo mismo que el delegado del Gobierno en Barcelona, Joan Rangel, que por cierto 'suena' como uno de los posibles sustitutos de Montilla al frente de Industria.

Que Montilla ya no se dedica al que aún es 'su' Ministerio es patente: ya anda en candidato a la Generalitat, y por eso es lógico que su rival en la campaña (y casi seguro aliado tras ella), el convergente Artur Mas, trate de cargarle en exclusiva con las culpas del caos vivido en El Prat. Pero no es el único culpable: la titular de Fomento ha reaccionado tarde y mal, aunque ha tenido, al menos, el gesto torero de pedir su comparecencia ante la Diputación Permanente del Congreso. Y el ministro del Interior, sin duda enfrascado en temas de alto voltaje político, como el presuntamente inminente inicio de las negociaciones con ETA, simplemente ha brillado por su ausencia.

Gobernar es también, y sobre todo, hacer fácil la vida cotidiana de los ciudadanos. Unos ciudadanos que han perdido tres o cuatro días de sus vacaciones, de sus negocios, de sus reencuentros con seres queridos, por una huelga salvaje e injusta que ningún país europeo, salvo acaso Italia (que no es ningún ejemplo), hubiese tolerado. Ahora se pelotearán las culpas de unos a otros --que si Aena, que si las compañías aéreas, que si los sindicatos--, pero, al margen de la intolerable actitud de los huelguistas, el pasotismo del Gobierno ha tenido no poca culpa de que se hayan producido esas imágenes lamentables de pasajeros tirados por los suelos, unas imagenes que, encima, han sido abundantemente utilizadas por los competidores de España en el campo turístico.

Bien haría Zapatero en meditar, ahora que a ello dicen que va a dedicarse en La Mareta, sobre el alcance y profundidad de esa remodelación de su elenco ministerial, que, dicen los monclovitas, apenas afectará a "una o dos carteras". ¿Qué tal un relevo algo más amplio, o tal vez una reestructuración que garantice la operatividad del Gobierno en todos los sectores, y no solamente en los más vistosos?

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris