Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

El PP también condena

José Cavero
Redacción
martes, 1 de agosto de 2006, 09:02 h (CET)
Hasta ahora, las condenas a las actuaciones de la guerra -primero la de Irak, y actualmente la que Israel lleva a cabo en el Líbano- eran cuestión propia y específica de los socialistas, de sus dirigentes, militantes, votantes y simpatizantes. Han sido éstos, mayormente, y según siempre ha parecido, quienes sistemáticamente se han echado a la calle para mostrar su repulsa, repugnancia y condena de cualquier guerra y de quienes las ejecutan, generalmente los Estados Unidos con alguno de sus socios: en un tiempo, con Aznar y Blair, ahora con Israel.

Pues bien, ahora ha venido a romper los esquemas el PP por virtud del ataque que el ejército israelí ha llevado a cabo con misiles sobre la localidad de Qana, en el Líbano, y en el que perecieron más de medio centenar de personas, muchas de ellas niños. Ha sido un ataque despiadado, criminal, perfectamente gratuito, pero que a cualquiera ha tenido que recordar las condiciones más abominables a las que puede llegar, y a menudo llega, un ser humano en su condición de enemigo de otro ser humano. La propia Israel parece que se ha sentido, siquiera por unas cuantas horas, incómoda con su actuación, ya que ha decidido darse un respiro hasta averiguar cómo ha sido posible esa carnicería cometida por sus cohetes.

Pues bien, en esta situación, el PP se ha sumado, por una vez, a quienes condenan la actuación de Israel en una guerra despiadada -todas lo son-, y desproporcionada, en la que son víctimas centenares de miles de desplazados y todo un país que, después de haber quedado asolado y destrozado por bombardeos y combates durante años, finalmente había logrado recuperar la paz y el aspecto de lugar civilizado y hasta atractivo para vivir. Al PP, finalmente, también le ha parecido brutal y desproporcionada la respuesta de las bien dotadas tropas israelíes a las milicias de Hezbolá, mientras Condoleezza Rice se mueve de una capital a otra haciendo el paripé de que trata de lograr la paz. Ya está asumido que la paz llegará cuando el enemigo haya quedado extinguido. Israel ha recibido garantías del imperio americano de que podrá seguir machacando a su gusto el país en el que se instalan esas milicias hasta que no quede huella de las mismas. Pero es preciso celebrar que, por una vez, el portavoz del PP discrepe de la actuación de los señores de la guerra, Ehud Olmert y George W. Bush.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris