Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Televisión y Medios

Etiquetas:   Crítica de televisión   -   Sección:   Televisión y Medios

El Show de los Padres Cándidos

Almudena Zazo
Redacción
lunes, 16 de octubre de 2006, 22:23 h (CET)
Desde hace algunos años se observa un fenómeno clave en la televisión española: todo el mundo quiere sus quince minutos de fama, o en su defecto ver a sus homólogos y sus desdichas al otro lado de la pantalla. La moda de la realidad parece haberse instalado definitivamente en nuestras televisiones y cada vez nos encontramos con más programas que tienen como absolutos protagonistas a gente de a pie que intenta y a veces logra hacer de su vida todo un espectáculo televisivo.

“Gran Hermano” supuso el punto de inflexión, sin embargo este patrón ya existía desde la aparición de los populares Talk Shows españoles que hace unos cinco años súperpoblaban nuestras pantallas y que hoy en día tienen su máximo y casi exclusivo representante en el eterno “Diario de Patricia”, cuyas historias se resumen en bodas, divorcios, confesiones de infidelidad o de paternidad en un colorido plato de televisión que hace las veces de intimo salón de casa, con una maestra de ceremonias instalada en el papel de amiga confesora que luchara hasta sacar la última lágrima de cada uno de sus invitados, que regalan su vida en una tarde al más puro estilo de novela dramática por un simple par de horas frente a las cámaras.

El último y más sonado encuentro entre televisión y realidad es la producción de Antena 3 “Libertad Vigilada”, en la que un grupo de 14 jóvenes de entre 18 y 24 años cuyo único elemento en común en principio son sus ganas de independizarse, conviven en un hotel de lujo en Fuerteventura en un concurso que suponen sólo se va a ver por internet, sin embargo están siendo continuamente observados por millones de espectadores, entre ellos sus padres, que participan de forma activa como jurado.

El enésimo intento de la privada por consolidar uno de sus realitys se aprovecha en exceso del morbo (factor común en todos los programas de telerealidad de la cadena, valga nombrar a su hermano mayor y de similar esquema: “Confianza Ciega”) y bajo el pretendido y desgastado pretexto del experimento sociológico no solo muestra sin ningún tipo de pudor escenas de sexo, desnudos peleas y borracheras sino que como si de un documental de animalillos salvajes se tratase buscan a toda costa y con preguntas incisivas y fingidamente profundas la opinión del experto, en este caso unos descolocados y sorprendidos progenitores.

Porque no nos engañemos, ni dejemos engañar. En la búsqueda del espectáculo a toda costa de la cadena ésta a apostado fuerte por una serie de concursantes que parecen más recién salidos del casting de una de esas películas juveniles de descerebrados que tanto se prodigan en esta época estival, que de un concurso televisivo. La falta de inquietudes intelectuales de estos jóvenes, y escasez de conversaciones interesantes se suple con 14 cuerpos casi clónicos, esbeltos pero sin olvidar las curvas en ellas, y marcados y fibrosos en ellos, principal reclamo para el público, pero también para los mismos concursantes, que establecen a través de ellos las únicas relaciones personales que se ven y verán en pantalla. Uno de los principales motivos de quejas por parte de los espectadores y finalmente del cese de los resúmenes diarios en pleno horario infantil.

Bajo todos estos elementos tan atractivos para gran parte del público se encuentra el premio final, un apartamento de alquiler durante un año, cosa que dado la falta de inquietudes de todos ellos más podrían canjearles por el precio del mismo en cerveza.

Relevante y llamativo también es el anuncio de la segunda edición del “Show de Cándidos” de La Sexta (estamos hablando de ese programa en el que un concursante tiene que convivir durante meses con una serie de compañeros que resultan ser actores dispuestos a tomarle el pelo. Concursante por decir algo, ya que desde el mismo momento en el que sólo se encuentra una persona con el objetivo de ganar el concurso y con opciones para ello, el pretendido juego pasa a ser simple pornografía de la intimidad) que se presenta con un lema bastante revelador: un reality dentro de otro reality . El culmen del Gran Hermano Orwelliano.

A simple vista ambos programas que serían dos de los más alejados dentro del género mantienen una evidente similitud. La actitud exageradamente desfasada de los protagonistas de ”Libertad Vigilada”, es cuanto menos sospechosa y casi con total seguridad potencialmente simulada o incitada mediante un casting especialmente retorcido y cuyo único fin era la búsqueda de espectáculo a toda costa. El planteamiento es erróneo y poco creíble, desde el momento en que se anuncia como un producto completamente libre y sin prejuicios debido a la falta de vigilancia de los padres. No es muy complicado saber que si los padres no se enterasen directamente por su participación en la cadena, lo harían por mil y una maneras distintas (no olvidemos que la participación de los familiares en este tipo de concursos es clave y en ocasiones inevitable aun bajo amonestación del concursante encerrado). Por lo tanto la total libertad ni es tal, ni sus acciones tan autónomas como pretenden vendernos.

Tendremos que esperar para saber si los que concursan engañados son los hijos, como anuncia la cadena, o por el contrario se trata de los cándidos padres.

Noticias relacionadas

Entregadas las Antenas de Oro, que reconocen la labor de los profesionales de la radio y televisión en España

Anne Igartiburu y Ramón García darán las Campanadas de 2017 en TVE

Quinta vez en que forman pareja

Ricardo Darín y Michelle Jenner brindan con Freixenet

En la campaña de Navidad 2017

RTVE lanza Playz, un nuevo espacio digital en abierto con contenidos originales e interactivos para nuevos públicos

Con contenido exclusivo

Antena 3 y TVE, triunfadores en los Premios Iris de la Academia de Televisión

Blanca Portillo y Hugo Silva, mejores actores, y el Telediario 1 y Matías Prats, ganadores en informativos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris