Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

La OPA de pandereta en su recta final

Pascual Falces
Pascual Falces
lunes, 31 de julio de 2006, 23:54 h (CET)
La archiconocida operación de intento de compra de Endesa comenzó siendo, mal que les pese a algunos, “a la catalana” -a bajo precio, con facilidades, y con las leyes a su favor-, y va camino de terminar “a la alemana”, es decir, según la legislación europea al uso, y con más dinero, contante y sonante, sobre la mesa. Durante el camino ya recorrido, de alrededor de un año, no ha dejado de ser parte de la pública jarana que vive el país.

En su inicio sorprendió al Mercado nacional de valores -tan agitado como ha estado con las “operaciones corporativas”, es decir, la compra de una compañía por otra con la correspondiente subida de cotizaciones, tan sólo con un rumor- y su valoración experimentó un importante repunte. Corrían los días en que Zapatero había prometido a los socialistas catalanes que aprobaría un Estatuto tal y cómo saliera del Parlamento regional en que tenia la última palabra, por entonces, Carod Rovira, el cazurro aragonés que ejerce de catalán. Entonces, tuvo que aceptar la propuesta de dotar al futuro estado catalán de una gran empresa multinacional. Había que seguir en la Moncloa... Pero, los tiempos cambiaron, entre otras, por la numantina resistencia del presidente de Endesa, y, por la sorpresa de un “telefonazo” de la nueva canciller alemana a La Moncloa informándole de que querían comprar la empresa española en buen precio, bastante superior al ofrecido por un encandilado Gas Natural.

Los “nueve meses” de negociación que ofreció el presidente de GN, y con lo que arrancó el “show”, se han transformado en un complicado proceso salpicado de incidentes, y camino de concluir con la solemne bofetada potenciada por la gigantesca EON. Si existe alguien capaz de escribir con objetividad todos los avatares de esta frustrada OPA por parte del nacionalismo catalán, tiene tema para un libro ameno, y lleno de sobresaltos. Incluso con puntos de misterio, como el de que Zapatero fletase un avión militar Madrid-Lisboa-Madrid-Bruselas un domingo por la tarde, para traer a cenar al Presidente de la Comunidad Europea, unas horas antes de que, esta, decidiese su postura ante la macrooperación energética. O, con afirmaciones rocambolescas, como las de que seguía adelante la operación propuesta estando la cotización en Bolsa algunos euros por encima ya de lo ofertado. Se han movido piezas de todo orden, incluso en el ámbito de instituciones del Estado, para “salvar” la operación al estilo Zapatero, es decir, “como sea”, chapuzas incluidas.

Más, la mencionada resistencia de la empresa “opada”, y la contundencia del dinero alemán, junto a la aplastante realidad de que España forma parte de la UE, han conducido la operación a su tramo final, de momento, porque es imposible saber exacto cómo acabará. Con todo este ir y venir de intenciones, el accionista de Endesa que ha sabido soportar impávido y sin cansarse de ellos, ya ha cobrado un jugoso dividendo, que se dice, y ve su cotización bastante por encima de cuando GN arrancó en su acometida, y con un panorama todavía ascendente. El balance no puede resultar más positivo para el pequeño accionista, y para los grandes... que, aunque son menos, deben ser los que tienen más.

Aparte de este aspecto crematístico, premio para inversores con paciencia y sangre fría, el conjunto de esta larga operación, pertenece a la España de “pandereta”, la del “quiero y no puedo”, pero, mientras, que sigan sonando las guitarras y castañuelas. ¿Dónde residirá el obstáculo para que este país se deje de faralaes y sardanas, y sea, también, serio y respetable?

Noticias relacionadas

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales

Un cráter lunar en la batalla de Nanawa

Por estas fechas del año 1933, seis mil bolivianos atacaban el fortín Nanawa, defendido por unos dos mil quinientos paraguayos

¿Pueden representar a España, en Eurovisión, separatistas catalanes?

“La traición, aun soñada, es detestable” Félix María Samaniego

Regenerarse cada día

A veces se nos olvida defender nuestra propia dignidad y nos la roban
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris