Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

Poseidón: tanques medio llenos o medio vacíos

Pelayo López
Pelayo López
domingo, 10 de septiembre de 2006, 19:48 h (CET)
Con el asfixiante verano que estamos teniendo, películas tan refrescantes como ésta y como la venidera segunda parte de Piratas del Caribe, sobre todo por el entorno, se agradecen muy mucho. Allá por los ´70 se puso de moda un subgénero, denominado de catástrofes, con títulos memorables como El coloso en llamas o Aeropuerto. Y también otro que guarda relación con esta cinta en cuestión, Las aventuras del Poseidón, una historia liderada en su día por Gene Hackman y que, como comprobaremos en el metraje de la película, poco más tiene en común que el nombre del gran trasatlántico y el motivo por el que se hunde, una ola gigante. Y una duda: ¿por qué hacer “remakes” o, incluso peor aún, clones plano a plano como Psycho o La profecía?-. Si en aquella cinta de los ´70 nos ponían en situación -y en angustia lógicamente- con la llegada de la macro-ola, en la actual llega de sopetón, sin avisar la tenemos encima, ¡ola va!. Y, además, si en aquella acabábamos conectando con algunos de los personajes, en ésta son completamente planos, nada por aquí y nada por allí. Aunque si lo pensamos bien, más que un defecto, quizás sea un acierto, puesto que ¿para qué encariñarnos con alguien que tiene la muerte a la altura del cuello?, o ¿para qué dotar a los personajes de otros significados si sólo es una película de acción y aventuras?.

Lo bueno de las historias conocidas es que no pasa absolutamente nada si desvelamos el final, y, en este caso, todos sabemos ya que unos mueren y otros sobreviven, y lo hacen a lo largo de los 90 minutos de metraje, sin duda otro de los argumentos favorables ya que no alarga la tragedia. En el aire dejamos, sin embargo, quien pertenece a uno y otro grupo. Los aspirantes a ambos bandos son un elenco de actores y actrices integrados en dos generaciones distintas. Tenemos a actores como Kurt Russell –héroes caídos que siguen resistiendo como en Llamaradas, a cuyo papel hay un guiño- y Richard Dreyfuss –el dinero le ha hecho regresar al celuloide-, quienes han batallado ya en “guerras” similares, y también a jóvenes actrices neófitas en estos menesteres como Mia Maestro –descubrimiento de Carlos Saura en Tango- y Emily Rossum –no sabemos si preferirá ahora al fantasma de la ópera-. A medio camino, por un lado, la cantante de Black Eyed Peas, Fergie –ella es quien ameniza la salida y entrada de año con su música-, y, por otro, el “emergente” Josh Lucas, intrépido líder de nuestro grupo protagonista a quien hemos visto no hace mucho en nuestra cartelera con Camino a la gloria. Eso sí, todos comparten un único objetivo, encontrar una salida y salvarse del hundimiento en una Nochevieja plagada de sueños y deseos por cumplir. Por medio, todos demostrarán también sus habilidades acuáticas con coreografías dignas de nuestra campeona Gemma Mengual o, con un sentido más cinematográfico, Esther Williams. Y ahí no queda la cosa, puesto que todo estaba patas arriba -o patas abajo, según se mire-, muertos por doquier, conductos sin salida, explosiones… en definitiva, unos efectos especiales quizás merecedores del próximo Oscar tal y como ya hizo su predecesora.

A los mandos de esta nave un director atípico, Wolfgang Petersen, quien parece llevaba un tiempo preparándose para este proyecto si echamos un vistazo a su filmografía. No hace mucho tuvo ocasión de practicar con La tormenta perfecta, y hace algo más lo hizo con la imprescindible, todo un clásico, Das Boot: el submarino. Si unimos las dos descubriremos el exterior y el interior de este Poseidón. Fotografía, diseño de producción, música… son muchos los apartados en los que destaca esta cinta, aunque no creemos que vaya a tener la oscarizada vida del Titanic de James Cameron. Uno debe conocer sus propias limitaciones, y Petersen demuestra con Poseidón que únicamente pretendía un producto de consumo veraniego rápido en lo que se refiere al argumento y al apartado artístico, y una cinta magistralmente facturada en los apartados técnicos. Y es que, al fin y al cabo, la idea proyectada en las imágenes creo que es la misma y que queda clara, que por muy grande que sea uno siempre hay alguien más grande, así que si van a zarpar estas vacaciones comprueben si llevan los tanques medio llenos o medio vacíos.

Noticias relacionadas

Cuatro cintas españolas, entre las candidatas a mejor película en los Premios Platino del Cine Iberoamericano

Abracadabra, El autor, La librería y Perfectos desconocidos luchan por el principal galardón

'La librería' de Isabel Coixet triunfa en los Goya 2018 con tres galardones

'Handia' arrasa con 10 premios

Oscar 2018: lista completa de nominados a la 90 edición

'La forma del agua', principal favorita

Los aspirantes a los Goya celebran la "diversidad" del cine español en el tradicional encuentro de nominados

Cifuentes muestra su apoyo a la bajada del IVA al cine al 10%

'Tres anuncios en las afueras' triunfa en unos Globos de Oro

Tres títulos protagonizados por mujeres, grandes triunfadores
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris