Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

¿Qué te importa de ti mismo?

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 31 de julio de 2006, 23:54 h (CET)
Terminamos el mes de julio y, por tanto, el primero de aplicación del nuevo carné por puntos. A tenor de los primeros resultados, la esperanza parece iluminar las carreteras de nuestro país, ya que la siniestralidad se ha reducido en torno a un 25% en este período, un período, por cierto, inundado por la marea de vehículos propia de los movimientos vacacionales.

La noticia nos hace ser optimistas y pensar que, de cara al futuro, los asfaltos de nuestra geografía se puedan cobrar cada vez menos vidas. Sin embargo, la otra cara de la moneda nos hace ser precavidos, pues estos apenas 30 días de vigencia pueden encerrar otras realidades menos halagüeñas, como, por ejemplo, el hecho de que el rigor de los agentes de tráfico también haya ido acorde al nuevo reglamento -y que, con el paso del tiempo, el mismo se minimice-, o que los conductores también nos hayamos esmerado más en estas primeras jornadas por el temor de la novedad y por la cantidad de información recibida –y que, cuando ambas circunstancias disminuyan, suframos cierta relajación-.

En lo que se refiere a lo que está de nuestra mano, nunca mejor dicho, los conductores parece que tenemos más estima a unos puntos y a unos euros que a nuestras propias vidas. ¿Cómo entender sino este cambio repentino en nuestros hábitos de conducción?. ¿Acaso no valoramos lo suficiente nuestras vidas?. ¿Ha sido necesario este estímulo para que indirectamente nos haya repercutido así?. Si atendemos a los principales motivos para la retirada de puntos en este primer mes, lo cierto es que esa hipótesis cobra mayor protagonismo. El consumo de alcohol al volante, la velocidad excesiva, la no utilización del cinturón de seguridad, el conducir hablando por el móvil o el hacerlo sin casco fueron las causas por las que se han restado un mayor número de puntos en estos días. Causas todas ellas, como bien podemos entender, con las que atentamos contra nosotros mismos siempre que nos ponemos en ruta, causas que acrecientan los riesgos y disminuyen los márgenes de seguridad que siempre son pocos.

Juzguen ustedes mismos que llevan un coche en sus manos, pero, ya que se está produciendo esta situación, esperemos no regresar a la anterior, porque, tal y como nos recuerda insistente y nunca suficientemente la Dirección General de Tráfico: “No podemos conducir por ti”. Si antes de contestar necesita pensar dos veces la respuesta a la siguiente pregunta, eso, sin duda, no es una buena señal: ¿Qué te importa de ti mismo?.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris