Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

Una Salvajada Intolerable

Consuelo Sánchez Vicente
Redacción
lunes, 31 de julio de 2006, 12:56 h (CET)
No sé como calificar lo que hemos visto estos días en el aeropuerto del Prat. La huelga, desde luego, es un derecho de los trabajadores. Pero, huelga, no ha sido. Las huelgas tienen sus trámites, hay que declararlas, pactar unos servicios mínimos... Y trabajadores tampoco llamaría yo a "la partida de la porra" que sembró el caos en las pistas, con riesgo incluso para la seguridad de los miles de personas a las que tomaron como rehenes de su pretendido derecho a asegurarse "como sea"... no de que van a seguir teniendo el mismo puesto de trabajo, ojo, esto, según la ministra de Fomento, lo tienen garantizado ¡desde hace un año! por Convenio, si no de que las actuales condiciones de sus puestos de trabajo no van a cambiar aunque se hunda el mundo.

¿Tienen derecho a pedir esto? Claro que sí. Y también a no fiarse de una compañía tan desastrosamente gestionada y tan salvaje laboralmente con sus trabajadores más débiles como es Iberia. Pero, el desprecio a la ley y a los derechos de sus conciudadanos de que han hecho gala no es tolerable en democracia. Ni los famosos pilotos de esta misma compañía han llegado tan lejos, por antipáticas e impopulares que resulten sus huelgas, ellos al menos se molestan en declararlas. Y que no salga nadie con la demagogia de que unos son "señoritos" multimillonarios y los otros "pobres trabajadores" que defienden su pan porque, no es esa la cuestión. El problema, como tantas veces, no es "el huevo" sino "el fuero". La cuestión, como tantas veces, no es el fin, si no los medios

En democracia todo el mundo tiene derecho a pedir la luna si quiere, pero, por los cauces legales, no "como sea". Respetando las reglas que garantizan la convivencia pacífica entre los ciudadanos. Este es el bien superior de cualquier democracia que se precie porque, cuando desaparece, es la propia democracia la que peligra. Pocas bromas con esto, por favor. Si, por alguna consideración electoral o del tipo que sea, la ley no cae sobre los autores de este atropello a la convivencia con la contundencia que ha anunciado el Gobierno, sembraremos un pésimo precedente. Cualquiera con poder para sembrar el caos en defensa de sus intereses se creerá con el mismo derecho a hacerlo impunemente que los asaltantes del aeropuerto de El Prat. Y, entonces, mejor mudarse de país, porque, la única alternativa conocida al imperio de la ley es la ley del más fuerte. La ley de la selva.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris