Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La semana política que empieza   -   Sección:   Opinión

El hombre de la Mareta

Fernando Jáuregui
Redacción
lunes, 31 de julio de 2006, 08:54 h (CET)
Existe, incluso en las filas socialistas, la impresión de que, por mucho que resulte tan elogiado en 'The Economist', el 'glamour' de Zapatero está en rebajas de verano. No solamente porque suspenda personalmente en la encuesta del CIS --al fin y al cabo, es un suspenso alto, y peor le va a Rajoy--, sino porque en los medios españoles no ocurre lo mismo que en determinada prensa europea: el presidente del Gobierno es sujeto pasivo de ataques y críticas tan frecuentes como implacables. ¿Campaña planificada o marea espontánea? Algunos monclovitas hablan, claro está, de lo primero. El 'hombre de La Mareta', en todo caso, permanece inalterable, aunque consta que lee con avidez la prensa: ¿qué le dirá este lunes al Rey?

Al 'hombre de La Mareta' se le critica todo: que se vaya en el Falcon del Estado a recoger a su hija en Londres y que aproveche para hacer compras en Harrod's; que veranee en un palacete público en Canarias; que vaya o no vaya a ver al Papa...Son críticas que buscan el blanco de lo personal, pero tras las cuales subyacen motivaciones de mayor calado político: ¿explicará Zapatero al Rey este lunes, en Marivent, lo que no ha explicado a la opinión pública, el calendario y los términos de sus negociaciones con ETA? Porque ahí, precisamente ahí, y no, desde luego, en si viaja a Gran Bretaña en avión oficial o no, reside el epicentro del descontento que Zapatero genera en algunas capas de la población, representativas, en todo caso, de millones de votantes.

Cierto que el PP, que aglutina el voto de esos millones de personas, anda como un poco descolocado. Mariano Rajoy presentará este lunes ante el Tribunal Constitucional su recurso contra el Estatut de Cataluña, basado en las ocho razones ya conocidas que, a juicio del PP, hacen inconstitucional el texto estatutario. Pero ya no van por ahí los tiros: el Estatut, tras el referéndum del 18 de junio (que, en la práctica, equivalió a una autodeterminación), está ya amortizado, y los nacionalismos, calmados. Mejor haría el PP en poner sordina a sus protestas en este terreno, y en centrarlas en los modos, a veces tan antidemocráticos, del Gobierno.

Porque, ya digo, lo que está erizando muchas sensibilidades es la manera algo autoritaria con la que el Ejecutivo de Zapatero está afrontando una cuestión ante la que no debería existir tanto rechazo: la negociación con ETA. Absolutamente necesaria, a mi entender, para acabar de una vez con la banda. Pero que también entiendo que no llegará a buen puerto si no es con la aquiescencia de una inmensa mayoría de los españoles. Es decir, en cuestión de tanto voltaje, más valdría algún tipo de acuerdo entre el Gobierno sinuoso, con suspenso en la asignatura de comunicar, y la oposición aferrada al 'no'.

Y Rajoy se recluirá en Pontevedra y Zapatero en La Mareta sin haber llegado a hablar en profundidad, y con sendas comparecencias posteriores ante la prensa (esto sería lo verdaderamente democrático, y seguramente también lo mejor para la buena marcha de la negociación con la banda terrorista), acerca de la cuestión que acapara las tertulias y las reuniones veraniegas. Puede que a Zapatero, 'ZuPerman' según alguna prensa británica --¿será por agradecimiento a las compras en Harrod's?--, le salgan bien las negociaciones con ETA y 'venza', porque victoria será, a la banda terrorista. Será una victoria pírrica si hay españoles que piensan que, pese a todos los sufrimientos de casi cuatro décadas, esa victoria no ha sido la suya. El 'hombre de La Mareta' también debe meditar sobre ello.

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris