Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Arcelor - Severstar

Vasily Zubkov
Redacción
domingo, 30 de julio de 2006, 22:15 h (CET)
El resabio amargo que ha quedado tras la fracasada transacción entre el gigante metalúrgico ARCELOR, de Luxemburgo, y la compañía rusa SEVERSTAL va a seguir ahí durante bastante tiempo. Si sucediese lo contrario, se trataría de la primera en la historia salida al mercado internacional de una compañía rusa privada grande. Pero pese a lo acaecido, las posiciones de la metalurgia rusa no son tan débiles en el mundo. Aumentan las exportaciones de los metales ferrosos y no ferrosos. La rama goza de apoyo por parte de las autoridades.

La transacción rota vino a ser un revés tanto para Alexey Mordashov, propietario de SEVERSTAL, como para toda la libre empresa rusa, según creen muchos. Por ejemplo, Julio Kwizinski, vicepresidente del comité para asuntos internacionales de la Duma de Estado(cámara baja del parlamente ruso), ve en ello una de las manifestaciones de la campaña antirrusa de Occidente.

El presidente del comité parlamentario para asuntos de propiedad, Victor Pleskachevski, califica la transacción concertada entre ARCELOR y MITTAL STEEL, de la India, como una decisión puramente política y un ejemplo de la competencia deshonesta.

Algunos dirán que las leyes de la competencia son severas, que al propietario de SEVERSTAL le faltaron recursos y que el magnate indio Lakshmi Mittal ofreció más dinero al fin de cuentas. Pero no todo es tan fácil en este mundo. Hasta en la jungla de los grandes negocios, donde la ganancia está por encima del todo, hay sus reglas de conducta ética.

Primero, si la transacción de fusión con SEVERSTAL fue concebida sólo con el fin de elevar el precio de ARCELOR, chocando entre sí a dos rivales se consiguió lo deseado. En cinco meses el precio de la compañía subió en 12 mil millones de euros. La parte de Luxemburgo gastó en la “defensa” contra Mittal y luego en la “fraternización” con él sólo 370 millones de euros (abogados, consultas de financistas, cobertura informativa, compensación a Mordashov, etc.).

En la primera etapa, los directivos de ARCELOR criticaban por su boca, en la prensa y en el sitio de la compañía al empresario indio, diciendo que se trataba de una absorción “no amistosa”. La compañía de Luxemburgo decía en público que el producto del magnate indio, comparado con el de ARCELOR, es como agua de colonia barata y perfume elitista.

El director ejecutivo de ARCELOR, el señor Guy Dolle, decía que el dinero que posee Mittal es “el del juego infantil Monopoly”.

No se podía menos que dar crédito a esas retóricas, igual que al señor Kinsch, presidente del consejo de directivos de ARCELOR, que estrechaba la mano al empresario ruso después de firmarse en mayo un convenio vinculante sobre la fusión de las dos compañías. Más tarde, después de hacer Mittal su nueva propuesta, todas las palabras ofensivas que le habían sido dirigidas, fueron eliminadas del sitio, y a los accionistas se les propuso olvidarlas.

Conviene hacer también la siguiente pregunta: ¿En qué grado repercutió en el desenlace de la transacción el factor de rusofobia? No creo que no haya repercutido. En los medios de comunicación occidentales sigue prevaleciendo la actitud negativa hacia la Rusia que vuelve a levantarse.
El “partenariado y la cooperación”, que se proclaman de palabra, en realidad significan que los rusos pueden adquirir en Occidente libremente sólo clubes de fútbol y castillos, pero el acceso a los grandes negocios europeos y estadounidenses está muy restringido para ellos.

Ello se hace bajo distintos pretextos, a menudo inventados, pero siempre de carácter proteccionista. Por ejemplo, los estadounidenses señalan el alto riesgo que encierran las transacciones con los oligarcas rusos, los que hicieron sus fortunas como resultado de unas operaciones dudosas. Por ejemplo, en la transacción en cuestión, el banco estadounidense Goldman Sachs, que consulta a Lakshmi Mittal y es conocido por su cercanía a la Administración de EE UU, provocó resistencia por parte de los accionistas a la fusión con SEVERSTAL.

Bueno, cada uno ve lo que quiere ver. Por ejemplo, en lo que atañe a Mittal, los medios de comunicación europeos no se fijaron en la posición mantenida por las colectividades laborales de ARCELOR, las cuales se manifestaron a favor de SEVERSTAL, porque seguramente estaban informados de que después de haber adquirido el estadounidense International Steel Group (ISG), el magnate indio despidió a casi 45 mil trabajadores, o una tercera parte de todo el personal del ISG. Algunos ya han calculado que en ARCELOR perderán trabajo 30 mil personas. Hasta el momento, sólo la administración de la compañía se ha asegurado contra el despido.

Es probable que ARCELOR haya ganado en plano táctico al pactar con los hindúes, pero en el estratégico se convierten en fantasmales sus proyectos anteriores de construir tuberías en Rusia conjuntamente con SEVERSTAL y ocupar un nicho en la industria de construcción de automóviles rusa en impetuoso crecimiento.

El presidente Putin manifestó hace poco que Rusia va a defender sus intereses contra la competencia deshonesta. El país está dispuesto a competir en los mercados internacionales, pero sólo en condiciones de honestidad y según las reglas del juego únicas, dijo el Jefe de Estado.
__________________

Vasily Zubkov, RIA Novosti

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris