Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Crítica de música   -   Sección:   Música

“Translate” de Sexy Sadie

Almudena Zazo
Redacción
viernes, 6 de abril de 2007, 13:33 h (CET)
Resultaba complicado superar su anterior trabajo de estudio, el brillante “Lost and Found”, uno de los discos más imprescindibles de los últimos tiempos del rock alternativo español. Sin embargo su ultimo lanzamiento no ha hecho más que demostrar que se trataba más de un caso aislado de ferviente inspiración momentánea que del giro drástico a su carrera del que todos hablaban.

Translate, su sexto álbum de estudio y undécimo de su discografía no ha hecho más que sembrar las dudas acerca su futuro más inmediato -a pesar de ser una de las bandas más veteranas de nuestro panorama musical- especialmente después de la deserción de algunos de sus miembros durante el proceso de gestación de su reciente trabajo.

Este a pesar de contar con un comienzo arrollador formado por un trío de composiciones (“The Second To Last”, “My Home Is Not a Place” y “Nosense”); que podrían fácilmente competir con sus temas más estimulantes y que confieren al álbum una apertura de inmejorable calidad e insuperable nivel de emoción., se diluye en obviedades y recursos típicos más propios de jóvenes debutantes que de experimentados músicos con años de práctica a sus espaldas.

Las guitarras distorsionadas y el abuso de rabia no contenida recuerda más a sus rockeros inicios que al pausado inciso que supuso el anteriormente aclamado “Lost and Found” y que ya sembraba precedentes con el magnifico “It’s Beautiful it’s Love” y la tan pretendida reinvención de la banda se queda en un simple intento y las ansias de innovar en un mero paso atrás en su trayectoria musical pero muy especialmente a nivel compositivo.

Las canciones regulares hasta la exasperación conforman un disco espeso e interminable que forma un estructura compacta que impide que ningún tema sobresalga de forma especial por encima de otros y le dota de un aspecto plano y poco trabajado, muy posiblemente por la absoluta transparencia y simpleza de la producción (encargada por primera vez por completo a la banda) y que si bien realiza la función de dotar al álbum de una unidad inquebrantable y hace uso de todos los elementos a su alcance cae en su propia trampa. Translate termina perdiendo el ritmo y la emoción alrededor de la cuarta o quinta canción, a partir de las cuales pasa a ser más una sola canción de unos cincuenta minutos que un álbum con altos, bajos y lo más relevante en una obra de estas características: intensidad, que solamente se trasluce en la siempre genial y quebrada voz de Jaime García Soriano, vocalista de la banda, un soplo de aire fresco, pero sobre todo vigoroso en una obra totalmente prescindible, si bien correcta y calculada.

Translate era un grito a todos aquellos músicos que se dejaban llevar por las modas, la última: la cárcel del idioma, y su forma de posicionarse en contra de los grandes cambios. Un grito que se ha convertido un susurro, un susurro que quizá se encamine en la dirección equivocada.

Noticias relacionadas

Lady Gaga y su 'descanso' del mundo musical

Reconoce lamentarse de su estado de salud

Ricky Martin deslumbró en el MTV Gibraltar Calling

Doce canciones, 50% en inglés y español

Hospitalizado el cantante de Smash Mouth

Por problemas respiratorios

Muere el único hijo de la cantante Natalie Cole a los 39 años

Un incendio quema el escenario principal de Tomorrowland Barcelona

El incidente en el Festival no ha dejado heridos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris