Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Abuso de autoridad

Alfonso Torralba Marco
Redacción
sábado, 29 de julio de 2006, 22:06 h (CET)
El pasado jueves 22 de Julio, con ocasión de mi trabajo circulaba por la carretera de Colmenar con dirección Madrid. Al querer tomar la salida hacia el Paseo de la Castellana, tan pronto uno de los vehículos que circulaban me lo permitió me incorporé al carril derecho haciéndolo correctamente y sin infringir absolutamente nada, quedando hasta cuatro vehículos delante del mío antes de la intersección.

Al llegar a la altura del agente municipal, con los brazos me hizo indicaciones de que me saliera del carril y volviera en dirección M 30. Yo desde el interior del vehiculo le hago señas de que voy hacia el paseo de la castellana y que se acerque para que me diga porque no puedo continuar en esa dirección. El insiste una y otra vez aumentado su tono de crispación, yo con los brazos insisto en que se acerque y me diga porque debo apartarme de mi camino, hasta que ante mi insistencia y visiblemente cabreado se pone el casco que lleva en la mano sube a su moto y me grita que aparque en el lateral de la salida hacia Pº. de la castellana.

Yo le sigo y tras recorrer unos metros, en tono agresivo, grosero y prepotente me dice que “pare de una vez que le tengo hasta los cojones” . Me pide sin la mas mínima educación el carné de conducir, permiso de circulación del vehículo y seguro. Literalmente me tira al interior del vehículo el recibo del seguro manifestando que no me sirve que necesita el original. Le indico que es el documento que tengo porque opero por Internet y no recibo correspondencia del banco. Ni caso.

Ante su actitud claramente agresiva, arrogante e intimidatoria y ante lo que considero un claro abuso de autoridad por parte del agente, le pido que me proporciones su identificación y me contesta gritando que me la va a dar envuelta en papel de fumar. A partir de ese momento empecé a sentir miedo.

Tras comprobar los datos y supongo que algo mas con su central me entrega dos denuncias y en el mismo tono me dice: “Que sepas que te va a costar cuatro puntos” Al decirle que lo que indica en las dos denuncias son mentira y el lo sabe, eleva su tono de crispación y elevando nuevamente la voz me dice que el único mentiroso soy yo.

En fin no es fácil transmitirles lo que se siente en ese momento. Impotencia, humillación y hasta miedo del comportamiento de un servidor público, de un policía armado del que por su condición se espera un comportamiento diferente y al menos un poco de educación.


Resultado:

Dos denuncias contradictorias, falsas, inventadas por el policía. Misma hora, mismo lugar, hechos diferentes, 450 € de multa y cuatro puntos por nada. Todo por una conducta, claramente arbitraria, un abuso de autoridad, una conducta y actitud grosera, agresiva, violenta y desproporcionada de quien como servidor público debe comportarse correctamente.

Mi error pedir explicaciones al agente y no querer aceptar sus indicaciones por considerarlas inadecuadas e injustas, en un país moderno como el nuestro en el que se garantizan los derechos de los ciudadanos.

¿Que puedo hacer?. Parece ser que prácticamente nada, recurrir y a esperar a ver que pasa pero con escasas posibilidades ya que prima una presunción de veracidad a favor del agente, aunque este sea un mentiroso. Probar esto último prácticamente imposible, salvo que existan antecedentes similares del comportamiento de este señor. Lo de menos es la multa, lo grave y difícil de olvidar es la situación de humillación, miedo e indefensión.

Por último comentarles que ante la actitud arrogante, violenta, agresiva e intimidatoria del agente de la policía municipal, curse reclamación ante la COORDINACIÓN GENERAL DE SEGURIDAD, ASUNTOS INTERNOS del Cuerpo de Policía Municipal, C./ Albarracin , 31 de Madrid. De momento como única respuesta: Lo tiene difícil, es su palabra contra la mía, y que he tenido suerte pues podia haber sido peor. ¿Qué podía ser peor?, sacar su pistola, llevarme detenido, inventarse mas falsedades.

Estoy pensando en poner denuncia en el juzgado por falsedad, abuso de autoridad e intimidación. Probablemente lo haga, ya estuve en comisaría y me aconsejaron que de momento solo reclamara en la policía municipal.

En 35 años de antigüedad del carné, ni una multa, ni una infracción, salvo dos de aparcamiento. A partir de ahora, sinceramente lo que la policía me inspira de entrada es miedo y desconfianza, pero no respeto

Noticias relacionadas

Marruecos también gana en Paraguay

Como viene sucediendo sistemáticamente en Latinoamérica con los aliados de Marruecos, éstos han ganado el fin de semana las elecciones en Paraguay

Politica afirmativa

Rosi Braidotti en su libro 'Por una política afirmativa' ofrece una nueva interpretación del sujeto

Un mundo para todos

Hace falta prestar más atención a ese mundo global si no queremos caer en una mezquindad permanente de retrocesos

Los cazadores quieren seguir cazando, los animales viviendo

Los animales no son objetos que están a nuestra disposición

Dejar la farsa y ponerse a trabajar por el bien común

J. Gacría, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris