Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Escaño cero   -   Sección:   Opinión

La necesidad de un Estado

Julia Navarro
Redacción
sábado, 29 de julio de 2006, 10:35 h (CET)
El problema de Oriente Medio no se resolverá hasta que los palestinos no tengan un Estado. El problema es que los países árabes, amén de los propios dirigentes palestinos, han venido rechazando esa posibilidad porque tenían un programa máximo: la destrucción del Estado de Israel y la expulsión de los judíos al mar tal y como han clamado sus líderes.

El día en que haya un Estado palestino con fronteras, todo lo provisionales que quieran, pero fronteras, con un Ejército regular y una organización social, entonces comenzará el camino de la paz y de la estabilidad en la región.

Hace un siglo Palestina no existía, el norte estaba en manos de Turquía y el sur formaba parte de Egipto, y, por medio, los británicos dominando esta tierra bajo su Protectorado.

En 1937 la Sociedad de Naciones propuso la formación de un Estado Federal árabe-judío. Se trataba de hacer una Suiza en Oriente Medio, con fronteras mucho más reducidas que las que tiene hoy el Estado hebreo, pero los países árabes dijeron que no, y cometieron la primera equivocación poniendo las bases para el desastre que se ha vivido posteriormente en la región.

Diez años después, en 1947 la Asamblea de Naciones Unidas aprueba por mayoría la partición de Palestina en dos países, uno árabe y otro judío. Israel vuelve a aceptar la propuesta pero los países árabes dicen otra vez que no. Desde entonces los líderes árabes han trabajado para la destrucción del Estado de Israel, y los líderes palestinos lo mismo, y lo único que han logrado es que sean los palestinos las víctimas de esa política absurda e insensata.

Uno de los problemas del pueblo palestino es que ha tenido unos líderes que no han pensado en la gente, a los que no les ha importado ver a los suyos hacinados en los campos de refugiados, mientras ellos recibían millones dólares de los países árabes, también de Europa, que, mire usted por donde, no gastaron en mejorar las condiciones de vida de los suyos.

¿Pueden explicar los líderes palestinos que han hecho con los millones de euros recibidos de la UE? ¿Por qué no han repercutido en el bienestar de la gente? Claro que hacer estas preguntas es políticamente incorrecto, porque lo que se lleva es la propaganda fácil y emotiva. El pueblo palestino es una víctima, y es verdad, pero no sólo es una víctima de la política de Israel, es también una víctima de la política enloquecida de sus propios líderes.

Cualquiera que conozca la región sabe que la única solución es que se constituya cuanto antes un Estado palestino. Mientras, todos debemos tener claro que los palestinos son instrumentalizados por los sectores más reaccionarios y fanáticos de la región, Hezbolá, Hamas, Al Queda, etc., en su propio beneficio.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris