Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Tenis
Etiquetas:   MUTUA MADRID OPEN   Rafa Nadal   STANISLAS WAWRINKA  

Nadal III de Madrid

El balear vence con brillantez y rotundidad a Wawrinka (2-6 y 4-6, en 71 minutos de juego), sumando su tercer Mutua Madrid Open, alzando su 40ª trofeo en arcilla y aumentando su récord a 23 Masters 1.000
Rafael Merino
@RM_rafamerino
domingo, 12 de mayo de 2013, 16:17 h (CET)
Inexplicable o un fenómeno de la naturaleza. “No sé cómo ha recuperado la forma y su juego tan rápidamente y después de una inactividad tan larga”, se preguntó todo un ilustre de la raqueta como Manolo Santana. Está en lo cierto. Rafa Nadal o es un caso a estudiar por científicos o es un fenómeno de la naturaleza, cuyo talento está por encima de todos los problemas. El balear, después de siete meses de convalecencia, conquistó su quinto trofeo de este curso (más que cualquier otro tenista), el segundo de los tres Masters 1.000 de esta temporada (en el otro, fue subcampeón). No sólo eso. Lo hizo con un juego colosal, y tras deshacerse, en una hora y once minutos de juego, del suizo Wawrinka (2-6 y 4-6). De esta manera, tras morder otro trofeo, su tercer Mutua Madrid Open ( ganó en 2005 y 2010), alcanza a Thomas Muster con 40 títulos sobre arcilla y prosigue con su récord de victorias absolutas en Masters 1.000. Ya lleva 23 y sólo cuenta con 26 primaveras.


Rafa Nadal celebra un punto durante su partido contra Wawrinka.

La semana de Rafa Nadal en Madrid ha sido más que fantástica. Podría decirse que es inolvidable. “Quizás esta victoria es especial, después de una temporada complicada", señaló Rafa Nadal tras recoger su tercer Mutua Madrid Open. “He conseguido jugar a un nivel muy alto, y ayudado por este público se hace más fácil", reconoció mientras recibió su enésima ovación de la tarde. Era un botón más de la comunión entre Madrid y Rafa Nadal durante todos estos días. Ésta vez, la pista central de la Caja Mágica, la Manolo Santana, sí puso el cartel de no hay entradas.

Wawrinka, sin molestar
Sucedió así porque se esperaba un final apoteósico a una semana de tenis de verdad, y máxime cuando hace doce meses, el ídolo Rafa Nadal se marchó a las primeras de cambio. Había ganas de ver a Nadal y de presenciar su triunfo. Quizá no se esperaba tan abrumador, pero Nadal, como reconoció en la previa, cuando sale a una pista sale a ganar y a competir. A jugar de forma intensa sus partidos. A mostrarse agreviso y preciso. A desplegar todos sus recursos. Y lo hizo. No se guardó nada en su raqueta. En treinta y tres minutos de juego, el balear hizo entender a Wawrinka (0 de 9 en sus duelos con Nadal) que nada o poco tenía que hacer en esta final. Lo pasó por encima. Sólo le permitió entablar un discurso durante el primer juego, el cual terminó con el primer break de Rafa Nadal. Entonces, el suizo (11 errores no forzados por sólo 5 de Nadal) se fue desentiendo del encuentro, como si no quisiera molestar en la fiesta entre el público madrileño (coreó cualquier acción de Rafa Nadal) y el número cinco del mundo (si ganara en Roma, superaría a Ferrer, actual número cuatro de la ATP).

Bien es cierto, y en descarga de Wawrinka, que Rafa Nadal no sólo estaba sacando seguro y contudente, sino que su derecha estaba borrando todas las líneas. Lógicamente, cuando enfrente está una máquina de hacer tenis tan perfecto es complicado estar a la altura. Y eso que Wawrinka buscó soluciones, pero ni siquiera encontró dar con el antídoto, ni con su revés, mostrado a cuentagotas; quizá atenazado por el respeto al ambiente y cansado tras sus remontadas agónicas ante Tsonga y Berdych. Durante el segundo set, el suizo se mantuvo a flote hasta el séptimo juego, cuando Rafa Nadal firmó el break, ese tanto que cerraba, por si no estaba ya cerrado desde el primer juego, una final, que daba el cuadragésimo trofeo sobre tierra al mejor tenista de la historia sobre esta superficie. Nadal ya era Nadal III de Madrid.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Andreescu gana el US Open y Serena Williams continúa sin récord

Williams perdió otra nueva oportunidad de sumar el 24º título 'grande'

Nadal se exhibe ante el joven Berrettini para alcanzar una nueva final en el US Open

Medvedev, de 23 años, ha alcanzado la final del último ‘grande’ de la temporada después de derrotar en la primera semifinal al búlgaro Grigor Dimitrov

República Checa recibe la invitación para las Finales 2020 de la Fed Cup

La 11 veces campeona se suma a las semifinalistas Australia y Francia

Nadal fulmina a Medvedev para levantar la manita en Canadá

El de Manacor ya tiene 35 trofeos de esta categoría

Pablo Carreño sube el nivel ante Fognini y llega a semifinales en Hamburgo

Jugará por segunda vez en lo que va de año la penúltima ronda de un torneo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris