Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Desde la libertad   -   Sección:   Opinión

Segundo avión

Ramón Pi
Redacción
viernes, 28 de julio de 2006, 15:41 h (CET)
Seguramente habrá habido más, pero la notoriedad es la notoriedad, y hay cosas que se cuentan precisamente según este criterio. Hace una veintena de años, el entonces vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, vicesecretario general del PSOE, dispuso de aquel célebre avión Mystère oficial para ahorrarse los atascos de la frontera de Ayamonte y llegar desde Faro a Sevilla a tiempo de ver torear a Curro Romero en la Maestranza. Aquel escándalo fue tan estruendoso que todavía se recuerda, y lo de Rodríguez Zapatero de estos últimos días ha venido a refrescar aún más la memoria de quienes todavía la tenían fresca.

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE (hemos subido un escalón), ha dispuesto, según las informaciones que nos han llegado, de un avión Falcon oficial para llevar a su familia a las rebajas de Harrod's, en Londres. Qué curioso: si el avión era un "Falcon 10", podría tratarse no digo que del mismo aparato, pero al menos sí del mismo modelo de avión, cuyo nombre completo es "Dassault Mystère Falcon 10". El golfo, esta vez, no ha sido el número dos, sino el mismísimo número uno del Gobierno, y, para mayor escarnio, el mismo que ha establecido unas normas de comportamiento del Gobierno que ensalzan la austeridad. Guerra también presumía de austeridad, parece mentira lo poco que se aprende de la sabiduría popular, dime de qué presumes y te diré de qué careces. Rodríguez Zapatero ha pedido a los suyos que no cambien de costumbres ni aficiones por tocar poder y dinero público; Guerra pidió que los ministros fueran de vacaciones al pueblo con la mujer y los niños, y con un pañuelo de cuatro nudos en la cabeza. La historia se repite.

Pero aquí se acaban las similitudes: el escándalo de entonces no se ha reproducido ahora, ni mucho menos. Hemos perdido mucha calidad en nuestra capacidad de defender valores tan genuinamente democráticos como el control social del uso del dinero público por parte de los altos cargos, y no digamos del presidente del Gobierno. No es sólo una cuestión de estética, ni siquiera de ética: es una cuestión de supervivencia de las libertades y del sistema democrático. De la pendiente se pasa a la caída libre.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris